viernes, 6 de julio de 2012

Cuento negro para una negra noche, de Clayton Bess





Cuento negro para una negra noche
de Clayton Bess

Jesús Guerra

En un pueblo africano (en Liberia), una noche que se va la luz debido a una tormenta, un hombre, para entretener a los niños que no pueden salir a jugar debido a la oscuridad, les cuenta una historia. Pero no es sólo una historia para divertirlos, es una historia que le sucedió a él y a su familia, años atrás, cuando él era un niño de unos 10 años, y es una historia que trata sobre el bien y el mal, en momentos en que éstos se vuelven confusos. Él decide contarles esta historia a partir de que su hijo le pregunta: «¿Anda el mal por aquí esta noche, Pá?»

Y el hombre, que se llama Momo, le responde, a él y a los demás niños que lo escuchan: «Les voy a contar todo acerca del mal. Y también les voy a contar del bien. Es cosa del corazón. Es la gente y lo que la gente hace. Eso es el bien y el mal, y es la pura verdad».

Cuando Momo era niño la casa en donde se encuentran no formaba aún parte del pueblo en donde ahora están, Kakata; era una choza solitaria en medio de la selva, junto al río, a cientos de metros de la última casa de la aldea. Ahí vivía él, junto con su mamá (Hawah), con su abuela materna, ciega, y con su hermana menor, una bebé llamada Meatta. Una noche en que ya estaban encerrados para dormir, tocaron a la puerta. Eran tres mujeres: la abuela, la madre y la hija, y la hija era una bebé más o menos de la edad de Meatta. La abuela de Momo le dijo a su hija que no les abriera, que era peligroso, ¿qué andaban haciendo esas mujeres de noche en esa zona? Finalmente la madre de Momo decidió dejar entrar a las mujeres a dormir.




La primera sorpresa que tuvieron Momo y su familia, al amanecer, fue que las dos mujeres adultas habían desaparecido y habían dejado a la niña. La segunda sorpresa fue que la pequeña tenía viruela. Y la viruela en esos años (debe de haber sido a mediados del siglo XX) y en África era una enfermedad terrible. La decisión que tuvo que enfrentar la madre de Momo consistía en escoger una de dos soluciones posibles: quedarse con la niña y tratar de curarla con la esperanza de que ni ella ni sus hijos se contagiaran, o bien deshacerse de la niña en la selva, lo que equivalía a matarla, o a dejarla morir.




Esta breve novela para jóvenes es muy interesante porque le muestra al lector un mundo desconocido, el África que comenzaba a modernizarse pero cuya modernidad se mezclaba constantemente con la cultura ancestral, con las religiones antiguas, con las creencias en espíritus de la noche, brujería y otros asuntos sobrenaturales. Y al mismo tiempo, enfrenta al lector a cuestionamientos importantes. Nos obliga a preguntarnos ¿qué hubiera hecho yo en esas circunstancias?

. . . . . . . . . . . . . . .

Cuento negro para una negra noche. Clayton Bess. Ilustraciones de Manuel Ahumada. Traducción de Rafael Segovia Albán. Fondo de Cultura Económica. Colección A la Orilla del Viento. México. 78 páginas.

. . . . . . . . . . . . . . .

Este libro se puede leer en las bibliotecas públicas de Coahuila.

Aquí puedes consultar las direcciones y teléfonos de las bibliotecas públicas de tu localidad: Directorio de bibliotecas públicas de Coahuila.




1 comentario: