miércoles, 28 de noviembre de 2018

El tejón de la barca y otras historias (02), de Janni Howker


Edición en inglés



El tejón de la barca y otras historias
de Janni Howker

(Segunda de dos partes)

Jesús Guerra


 En la entrada anterior les comenté uno de los tres cuentos que componen el libro para adolescentes El tejón de la barca y otras historias. Comenté precisamente el que le da título al volumen. En esta ocasión comento el segundo relato, que al igual que el anterior, está muy bien narrado y es interesantísimo. El primero es sobre la relación entre una adolescente y una anciana que vive en una barca. Este segundo relato, llamado «Reicker», que es el apellido de un anciano, es sobre la extraña relación, lejana pero emotiva y muy significativa, entre un adolescente y ese anciano.

Martin y Sean son dos amigos adolescentes que asisten a la misma escuela, aunque en grados diferentes porque Martin es un año mayor. Viven en el campo, entre varios pueblos pequeños de Inglaterra. Martin es hijo de un granjero que tiene una propiedad muy grande, y Sean es hijo de un maestro de escuela y de una enfermera. Los dos jóvenes pasean por el campo, van a nadar, juegan junto a un riachuelo, pero también se aburren. Martin es más activo, se aburre con mucha facilidad, dice que le gustaría vivir en una ciudad grande para que pasen cosas, a diferencia del lugar en donde viven.

En una de las fincas de los alrededores trabaja un anciano alemán, conocido por su apellido, Reicker, o el viejo Reicker, o incluso como el nazi Reicker. Y es que Reicker, cuando era muy joven, fue aviador del ejército nazi alemán, y fue de los que bombardeó Inglaterra, luego cayó prisionero, y después de la guerra fue liberado, pero por algún motivo que sólo el anciano sabe, no regresó a su país y se quedó a vivir ahí, aunque muchos de los granjeros de la región no lo quieren.

Cuando Martin y Sean se lo llegan a encontrar en sus paseos por el campo, le hacen saludos nazis, le gritan tonterías, y en general se burlan del anciano. Sean lo hace sobre todo por seguir a Martin, pero en realidad el anciano le llama la atención y le da un poco de lástima. Martin en cambio, lo insulta con placer.

Una tarde, el papá de Martin alcanza a los jóvenes mientras pasean y les dice que se suban a la camioneta porque algo ha sucedido y tienen que regresar a la casa. Un rato después, cuando Sean le llama a su mamá para decirle en dónde está y que está bien, ella le cuenta lo que ha sucedido. Un hombre de uno de los pueblos vecinos asesinó esa tarde a su esposa, secuestró a una niña pequeña, hija de un vecino, y huyó, y todo parece indicar que está por los alrededores. La mamá de Sean le dice que se quede ahí hasta que llegue su papá por él pues es peligroso que anden solos, él y Martin, debido a esa situación.

Y el papá de Martin les dice que la policía local le pidió utilizar su granja como base de operaciones por la ubicación que tiene, para la búsqueda del asesino y de la niña secuestrada. Así, comienzan a llegar patrullas, policías armados, perros para rastrear al criminal... Martin, aunque es el mayor de los dos amigos, es el más infantil y está emocionado por la situación, como si estuviera viviendo una película. Sean, por su parte, aunque todo aquello le resulta interesante, entiende muy bien que todo eso no es un juego, que hay peligros reales, y piensa, ya como un joven mayor, en lo extraño que es el que una persona que ahora es buscada por asesinato y secuestro, sea una persona que ha vivido en un pueblo vecino y sea conocido por todos. Incluso Martin y Sean conocen de vista al presunto asesino.




Como ya es de noche y la policía no conoce bien el terreno, Martin se ofrece a servir de guía a uno de los grupos de policías, ya que su padre guiará al otro grupo en la búsqueda. Y su papá está de acuerdo, aunque la mamá de Martin no quiere que su hijo vaya al campo en esas circunstancias. El papá de Martin dice que su hijo ya no es un niño y que conoce a la perfección su propiedad y los alrededores de la misma. Además, la vida de una pequeña está en juego. Y como Martin va, Sean lo sigue...

Evidentemente ya no les puedo contar nada más de este relato, que a mí me ha parecido estupendo, interesantísimo, emocionante y emotivo, y muy, muy bien narrado. Los personajes son realistas, interesantes y vivos, y la narración nos muestra, entre muchas otras cosas, la distancia que empieza a crecer entre los dos jóvenes amigos pues ellos comienzan a ser más diferentes entre sí, y cómo se va dando el proceso de maduración de Sean. La verdad es que esta lectura es un verdadero placer.

El tercer cuento de este libro se llama «El granjero». Es un relato que tiene el mismo extraordinario nivel de calidad, y que está tan bien contado como los dos anteriores, además, mantiene ese tono sutil con respecto a la conexión que se establece entre un adolescente y un anciano, aunque en este caso es una relación más alejada y extraña que las dos anteriores. En los tres casos, en todo caso, se trata de un lazo de comprensión, de una poderosa empatía.

Jane y Bridget son amigas; van y vienen juntas a la escuela. Algunas veces toman un atajo por un camino llamado el Camino de Atrás, mismo que no está atrás de nada. Ahí sólo se encuentra la vieja y descuidada casa de un granjero del que, según Bridget, se sabe que está loco, y que asesinó a su esposa. Además —chismes de niños— se dice que ahoga gatos...

Una tarde que pasan por ahí, Bridget reta a Jane a que vaya hasta la puerta de esa vieja casa y toque a la puerta. Jane toca y luego ambas se esconden entre las plantas, pero en un sitio que les permite ver la puerta. El hombre sale y pregunta: «¿Eres tú, Nellen?» Jane le pregunta a su amiga quién es Nellen, y ella le responde que la esposa asesinada.

Por esos días el papá de Jane está haciendo un cuadro para su esposa que cumplirá años pronto. El cuadro lo realiza con recortes de plumas de ave, y le faltan plumas color café y algunas otras, así que le pide a su hija que al salir de la escuela vaya a buscar plumas. Esa tarde, entonces, Jane y Bridget van al campo en busca de plumas, y evidentemente llegan a los alrededores de la granja del anciano loco. No parece estar ahí así que deciden meterse a la propiedad pues el granjero tiene gallinas y algunos patos. Jane encuentra y guarda muchas plumas, mientras Bridget descubre que la puerta de atrás de la casa está abierta. Y, claro, casi sin darse cuenta, entran a la casa... Lo que ahí encuentran, y lo que sucede después tiene efectos muy diferentes en las dos amigas. Ya no puedo contarles nada más, pero sí puedo decirles que se trata de un relato espléndido e interesantísimo que no se pueden perder.

. . . . . . . . . . . . . . .

El tejón de la barca y otras historias. Janni Howker. Traducción de Juan Elías Tovar Cross. Ilustraciones de Tania Janco. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los grandes lectores. 160 págs.




miércoles, 21 de noviembre de 2018

El tejón de la barca y otras historias (01), de Janni Howker






El tejón de la barca y otras historias
de Janni Howker

(Primera de dos partes)

Jesús Guerra

Hoy quiero recomendarles un libro para adolescentes, más o menos de los 12 años en adelante, llamado El tejón de la barca y otras historias, de la escritora inglesa Janni Howker. El libro está compuesto por tres cuentos. El primero es el que le da el título al volumen: «El tejón de la barca», el segundo se llama «Reicker», y el tercero «El granjero».

Como es lógico, comienzo platicándoles un poco del primero: Helen Fisher es una joven de unos 12 años, que se ha pasado el día entregando unas cajas con frutas de regalo de parte de su escuela a varios ancianos pensionados. Se trata de una tradición campestre, y los regalos son por el festival de la cosecha. La última anciana que le toca visitar es la señorita Brady, quien vive en una barca atracada en el canal del pueblo. Esto ya de entrada es extraño para Helen, que alguien viva en una barca, pero más que se trate de una anciana. Cuando llega, desde afuera de la barca sólo ve un brazo y la mano de la mujer aventándole migajas de pan a un cisne que nada en el canal, un cisne al que llama Cisco. Helen aborda la barca y toca la puerta. Cuando le abren, le explica a la mujer a lo que ha ido y la señorita Brady la deja pasar.

Helen ve que la mujer tiene una pierna vendada, la cual reposa sobre un rollo de cuerda. La anciana no es como las otras personas a las que Helen visitó ese día. Los seis ancianos anteriores que visitó esa tarde aunque se la pasaron hablando de sus achaques, se portaron muy bien con ella, le ofrecieron una taza de té y le mostraron fotos de sus nietos. Pero la señorita Brady evidentemente es diferente: le pide a Helen —más como una orden que como un favor— que ponga a calentar el agua y le prepare un té. Mientras lo hace, Helen ve un par de cojines despedazados en el piso de una de las dos recámaras de la barca, y en el piso de lo que parece la sala, es decir la entrada de la vivienda, también en el piso, están dos platos, uno con leche y otro, asqueroso, con hígado crudo y lombrices vivas.

No le cae muy bien la anciana, y siente que a la anciana ella tampoco le ha caído bien. Sin embargo, cuando ya Helen se va, sólo por cortesía le pregunta a la señorita Brady si se le ofrece algo para después. No espera que la anciana acepte su ofrecimiento, y lo que le pide para el día siguiente es media cubeta de lombrices.

Helen regresa a su casa, aunque la verdad no tiene ganas de estar ahí. Su mamá y su papá, aunque son muy buenas personas, ahora se la pasan muy callados, y Helen odia ese silencio que se ha apoderado de su casa y de su familia. Lo que sucede es que sus papás están de luto, tristísimos, porque Peter, el hermano mayor de Helen, un muchacho que iba a la preparatoria, se mató en un accidente de moto. Y aunque ya ha pasado un tiempo sus papás no han podido superar su muerte. Claro que es un suceso trágico, pero la tristeza de sus padres es tan fuerte que ahora Helen siente que no le hacen caso a ella.

Cuando al día siguiente va Helen a llevarle las lombrices a la señorita Brady, se entera para qué las quiere. Resulta que la mujer salvó de ahogarse en el canal a un cachorro de tejón algunos meses antes, un tejón al que le puso de nombre «Tacho el Temible», y esas lombrices son parte de los alimentos del animal. Pero desgraciadamente la señorita Brady tendrá que ingresar al hospital en unos días más, y como el tejón ya ha crecido, ella le pidió a una persona que fuera por Tacho para que lo lleve a una reserva natural. Helen se ofrece a cuidarlo, pero la señorita Brady le responde que eso no es posible, que los tejones no son mascotas y que pueden ser animales muy peligrosos.

A Helen le encanta el tejón, y le pide de favor a la señorita Brady que le permita llevar a sus papás a la barca, esa misma noche, para que puedan ver al tejón. La anciana le dice que sí. Así que esa noche los papás de Helen van con ella hasta la barca del canal a ver al tejón, que los deja sorprendidos (entre otras cosas, porque nunca habían visto uno), y además a los papás de Helen les cae de maravilla la señorta Brady, por su lenguaje, su humor y su vitalidad, a pesar de que parece estar enojada todo el tiempo. Y cuando la anciana ingresa al hospital, los papás de Helen le dan permiso para que vaya a visitarla. Así nace una amistad poco común, quizá no a pesar de, sino gracias a su diferencia de edades, una relación interesantísima de amistad y complicidad que tiene repercusiones más allá de ellas mismas. Está claro que los jóvenes tienen mucho que aprender de las personas mayores y que, al mismo tiempo, los jóvenes pueden aportarles mucho a los adultos y en especial a los ancianos.

No les he contado todo, por supuesto. Si quieren saber cómo se desarrolla esta amistad entre Helen y la señorita Brady, tienen que leer este cuento delicioso, así como los otros dos relatos que conforman este libro, y que estoy seguro les van a gustar muchísimo y además les van a enseñar algunas cosas importantes.

La autora, Janni Howker, es una escritora británica, que ha recibido varios premios por sus novelas y cuentos para niños y jóvenes. Ha trabajado también en la adaptación de algunas de sus obras para el cine y la televisión. En el Fondo de Cultura Económica, en donde está publicado este libro, hay otros dos libros de ella: Isaac Campion y El jardín de las figuras.

. . . . . . . . . . . . . . .

El tejón de la barca y otras historias. Janni Howker. Traducción de Juan Elías Tovar Cross. Ilustraciones de Tania Janco. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los grandes lectores. 160 págs.



miércoles, 31 de octubre de 2018

Recomendaciones para niños de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis


Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Danny y el campeón del mundo
Roald Dahl

Por Roald Dahl, el gran autor de la literatura infantil y de clásicos como Matilda y Charlie y la fábrica de chocolate.

Más de 200 millones de libros vendidos en el mundo.

Ilustrado por Quentin Blake.

Danny se siente orgulloso de su padre. Está convencido de que es el mejor del mundo, hasta que una noche descubre su gran secreto. A pesar de todo, Danny está decidido a ayudar a su padre hasta las últimas consecuencias y a mantener la hermosa relación y complicidad que les une.

Alfaguara
(Colección Alfaguara Clásicos)
240 págs.

. . . . .




La casa en el árbol de 13 pisos
Andy Griffiths

Andy y Terry viven en una casa en el árbol. ¡La casa en el árbol más alucinante del mundo! Tiene 13 plantas, una pista de bolos, una piscina transparente, un laboratorio subterráneo secreto y una máquina dispensadora de chuches que los sigue a todas partes y les dispara nubes a la boca siempre que tiene hambre. Juntos han escrito una serie de historias muy disparatadas porque ¡cualquier cosa puede ocurrir en una casa en el árbol de 13 pisos!

Molino
Colección Ficción Kids
256 págs.

. . . . .




Winnie patrulla
Korky Paul y Laura Owen

Cuando Winnie está al mando, ¿qué puede salir mal? Una divertida carrera de disfraces, muebles mal portados, una doctora de incógnito y la supervisora mágica de las paletas. ¡Prepárate para cuatro locas aventuras de Winnie y Wilbur!

Korky Paul nació en Harare, Zimbabue en 1951. Su nombre real es Hamish Vigne Christie Paul. Estudió en la Escuela de Arte de Durban, en Natal, Sudáfrica y luego pasó tres años trabajando para una agencia de publicidad en Ciudad del Cabo. En 1976 «huyó a Europa» y consiguió un trabajo ilustrando y diseñando libros educativos en Grecia. Se mudó a Los Ángeles donde estudió cine de animación en el Cal Arts de California. Actualmente es una figura muy reconocida en el mundo de la literatura infantil.

Laura Owen es escritora y recientemente fue invitada a colaborar en los libros de la Bruja Winnie por Valerie Thomas, quien es la coautora original de la serie. Su trabajo ha sido hurgar en la vida de la simpática bruja para traer hasta nosotros detalles poco conocidos de este personaje y de su fiel compañero, el gato Wilbur.

Océano Travesía
Colección El Mundo de Winnie
96 págs.

. . . . .






lunes, 29 de octubre de 2018

Recomendaciones para jóvenes de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis



Recomendaciones para jóvenes
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Momo
Michael Ende

Alfaguara Clásicos nos brinda esta cuidada edición de Momo, un clásico inolvidable de la literatura juvenil, de Michael Ende.

Momo es una niña muy especial, posee la maravillosa cualidad de hacer sentir bien a todo aquel que la escucha. Pero la llegada de los hombres grises, que pretenden apoderarse del tiempo de las personas, va a cambiar su vida. Será la única en no dejarse engañar y con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, emprenderá una aventura fantástica contra los ladrones de tiempo.

Alfaguara
(Colección Alfaguara Clásicos)
320 págs.

. . . . .




Lo que sucedió con la medusa
Ali Benjamin

Suzy Swanson está segura de que conoce el verdadero motivo de la muerte de su amiga Franny Jackson. Todo el mundo dice que es imposible saber lo que realmente ocurrió, que son cosas que pasan. Pero Suzy sabe que tiene que haber una explicación científica. Apenada por la muerte de su mejor amiga, y por los últimos momentos que pasaron juntas, se recluye en su mundo interior y decide no volver a hablar. Convencida de que la muerte de Franny se debió a una picadura de medusa, inventa un plan para demostrarlo, aunque para ello tenga que dar la vuelta al mundo… sola. Mientras se prepara para esta aventura, descubre cosas extraordinarias, entre otras que la capacidad de amar y de tener esperanza están más cerca de lo que creía.

Ali Benjamin (Nueva York), escritora y periodista, ha escrito sobre astrofísicos y atletas, cosmólogos y conservadores del Ártico, geólogos y psicólogos, campesinos y niños extraordinarios. Le interesa mostrar que el mundo está lleno de cosas asombrosas y deslumbrantes. Durante una visita a un acuario cayó bajo el hechizo de las medusas y ahí comenzó esta maravillosa historia, que ha sido ­finalista del National Award, uno de los premios más prestigiosos de Estados Unidos.

Maeva
Colección Young
320 págs.

. . . . .




Los ladrones de humo
Sally Green

«Los ladrones de humo rebosa de magia oscura, caos maravilloso, acción vertiginosa y delicioso amor prohibido. ¡Quiero más!»
Morgan Rhodes, autora de La caída de los reinos

«Un nuevo Juego de tronos para jóvenes que pone a prueba el poder frente al amor y la convicción frente a la convención.»
Booklist

Una princesa, un traidor, un soldado, una cazadora y un ladrón. Cinco adolescentes con el destino del mundo en sus manos. Cinco naciones destinadas a entrar en conflicto.

En Brigant, la princesa Catherine se prepara para aceptar un matrimonio de conveniencia impuesto por su despiadado y ambicioso padre, y olvidarse del amor imposible por su guardia real, Ambrose. En Calidor, un siervo oprimido, Marcio, busca vengarse del príncipe que traicionó a su pueblo. En Pitoria, el infeliz Edyon se dedica a robar baratijas para dar emoción a su vida de mercader. Y en los áridos territorios del norte, Tash, una chica de trece años de edad, arriesga su vida como vil carnada para apresar demonios y extraer su preciado humo mágico.

A medida que las alianzas se debilitan y transforman, y las viejas certezas pierden su valor, las vidas de nuestros cinco héroes cambian sin remedio y su futuro queda inextricablemente unido por los impredecibles influjos de la magia y la guerra.

¿Quién se levantará y quién caerá? ¿Quién alcanzará el poder y la gloria?

Sally Green vive en el noroeste de Inglaterra, con su esposo y su hijo. Estudió Literatura y Escritura Creativa en la Open University. Desempeñó numerosos trabajos antes de dedicarse de tiempo completo a la literatura. Su tiempo libre lo pasa haciendo senderismo en Gales y bebiendo mucho café. Siempre le ha encantado mirar por la ventana e imaginar historias, pero es ahora cuando ha comenzado a escribir algunas de ellas.

Océano Gran Travesía
588 págs.

. . . . .






jueves, 4 de octubre de 2018

El país de la oscuridad, de Andrés Acosta





El país de la oscuridad
de Andrés Acosta

Jesús Guerra

El país de la oscuridad es una novela corta para jóvenes adultos; de hecho, así es como se encuentra calificada en la contraportada del libro de Ediciones El Naranjo. Su autor es Andrés Acosta, escritor nacido en Chilpancingo, Guerrero, en 1964, quien también ha escrito diversas obras de narrativa y de teatro, y ha ganado varios reconocimientos, entre los que podemos mencionar el Premio Gran Angular de Literatura Juvenil, el Premio Fundación Cuatrogatos y el primer lugar en el Certamen Internacional de Novela Juvenil del Fondo Editorial del Estado de México. Entre sus libros se encuentra una novela para jóvenes llamada Tristania, también publicada por El Naranjo, que ya les recomendé aquí, hace bastante tiempo. El país de la oscuridad está ilustrado con unas imágenes estupendas creadas por la ilustradora, diseñadora y escenógrafa Brenda Hinojosa.

Llamémosle Ismael... Sí, Ismael es un joven mexicano recién salido de la preparatoria que tiene, como casi todos los jóvenes de su edad, algunos problemas con su padre. Sin saber muy bien qué hacer con su vida, pide una beca para una colonia de artistas en un país nórdico. Y se la gana. Así que allá va, al norte, al frío, en su primer viaje solo al extranjero, intentando no verse como un novato en ese mundo de los viajes, los aeropuertos y los aviones.

Luego de un largo viaje, llega a un aeropuerto minúsculo y medio vacío, pues es tarde. Se queda solo un rato. Se imaginaba que irían a recogerlo, pero no hay nadie ahí. ¿Qué debe hacer? Es tan tarde que decide pasar la noche ahí y en la mañana resolver la situación. Sin embargo, un rato después llega un vikingo de pelo largo por él. Y para colmo, va en moto, ¡y con el frío que hace...! El vikingo se llama Ulf. Se comunican en inglés.

Desde ese viaje del aeropuerto al hotel, empiezan sus aventuras (porque, evidentemente, todo viaje, y más al extranjero donde todo es diferente es una aventura, y mucho más a esa edad). Ulf lo lleva a una caverna a que vea algo maravilloso (y no les voy a decir qué, porque es importante que ustedes descubran y experimenten las aventuras de Ismael por ustedes mismos). Luego lo lleva a su hotel. La recámara de Ismael es pequeña, pero tiene todas las comodidades (más que las que tiene en su propia casa, por supuesto), todo muy minimalista, elegante, práctico, funcional, y con una vista espectacular. Y a la mañana siguiente, Ulf lo lleva a lo que será su estudio a partir de ese momento y por la duración de la beca, el lugar en donde va a trabajar y a desarrollar el proyecto artístico que presentó para la beca (un proyecto que ni el propio Ismael entiende del todo, pero al que le echó mucho rollo con la intención de confundir y apantallar a los jueces), relacionado con fotografía digital.

El reglamento es estricto. Los jóvenes artistas no deben dormir en sus estudios, para eso tienen sus cuartos en el hotel. Y deben comer en el comedor del centro en donde se encuentran los estudios. A Ismael le molesta que todo esté tan reglamentado, siente que le quitan libertad. Pero es terco, así que trabaja de noche, lleva comida a su estudio, se queda dormido a la hora que tiene sueño... De hecho, es difícil para Ismael definir cuándo es de día y cuándo de noche. Es verano y el sol nunca termina de ponerse del todo, y sin embargo hay una especie de permanente oscuridad. Ulf se porta bien, pero es muy serio. No es para nada esa especie de amigo-cómplice que un latinoamericano espera encontrar en todas partes del planeta.

Además, los estudios están construidos para mantener la tranquilidad (es decir la privacidad, también la soledad) de los artistas del centro. Ismael va encontrando una serie de diferencias culturales entre los latinos (habitantes de culturas solares) y los nórdicos (de culturas frías). Todas esas diferencias le sorprenden, algunas le molestan. Una noche asiste a una reunión organizada por un pintor, quién sabe de dónde, en la cual encuentra a algunos de los otros artistas de la colonia artística, pero todos se comportan de maneras extrañas, son retraídos, o tímidos, o no soportan a la gente... Pero Ismael, que de inmediato siente repulsión por todos esos artistas a los que considera unos farsantes, ha ido a la reunión con la esperanza de encontrarse con una chica guapísima a la que vio en el bosque en donde se encuentra la colonia artística y que francamente le encantó. Pero esa chica, que después se entera se llama Gunda, no asistió a la reunión. En cambio, sí asistió una inglesa pelirroja, de nombre Aileen, que es dramaturga, quien en cualquier otro momento de su vida hubiera sido la fascinación de Ismael, pero no en ese en el que está entusiasmado por Gunda, la joven de piel blanquísima y largo cabello oscuro.

A Ismael le gusta tanto esta chica, que muy pronto comienza a hacer todo lo que según el reglamento de la colonia para artistas no se debe hacer ahí, ni tampoco según las costumbres del país en el que se encuentra y que no se ha preocupado por tratar de entender, y hasta comienza a olvidarse de su propio proyecto y, de alguna manera, hasta de su propia vida. Todo esto ambientado por una serie de incidentes misteriosos, y de extraños fenómenos del clima de los que Ismael no sabía ni que existían...

Y estos misterios no han hecho más que empezar... El país de la oscuridad es una novela interesantísima, que refleja muy bien el choque cultural que se siente al llegar a un país completamente diferente al propio, que tiene una lengua incomprensible para uno, y cuyas costumbres están tan alejadas de las confusas pero cálidas costumbres latinoamericanas. Y refleja muy bien, también, el mundo de sensaciones, emociones e ideas de un joven recién salido de la prepa, habitante de una ciudad caótica de un país caótico, al momento de enfrentarse con personas del todo diferentes, y esa mezcla de ansiedad frente a lo nuevo, a lo diferente, a las posibilidades del mundo, y ese miedo, al mismo tiempo, de que el mundo nos aplaste.

Mi recomendación, especialmente para los lectores jóvenes, digamos de los 16 años a los 21, aproximadamente, pero también para los lectores adultos, es que consigan y lean este libro, que, me parece a mí, les va a gustar y, al mismo tiempo, a inquietar.

. . . . . . . . . . . . . . .

El país de la oscuridad. Andrés Acosta. Ilustraciones de Brenda Hinojosa. Ediciones El Naranjo, colección Ecos de Tinta. (Para jóvenes adultos.) 216 págs.

. . . . . . . . . . . . . . .

Te puede interesar:

Reseña de Tristania 




lunes, 24 de septiembre de 2018

Bajo el espino, de Marita Conlon-McKenna





Bajo el espino
de Marita Conlon-McKenna

Jesús Guerra

Bajo el espino un libro para chavos más o menos de entre los 10 y los 14 años de edad. Esto no quiere decir, por supuesto, que no lo puedan leer jóvenes más grandes, pero sabemos que los más grandes tienden a sentirse muy grandes y no quieren saber nada de libros ni películas ni juegos para niños menores, sin embargo, estoy seguro que tanto los maestros de estos chavos, así como los papás de estos jóvenes, disfrutarán también la lectura de esta obra. El libro tiene un subtítulo que no aparece en la portada, pero sí en la portadilla interna, y es: «Los niños de la hambruna».

Creo que conviene aclararles a los niños-jóvenes que van a leer este libro, que el espino mencionado en el título es un tipo de árbol, y que se llama así porque tiene ramas con espinas. Pueden consultar esto en Internet para que vean fotos de estos árboles, que son particularmente bellos. Y, por supuesto, al terminar de leer esta obra, van a entender por qué se llama así.

Bajo el espino es una novela corta que cuenta una historia muy dramática y, aunque es ficción, nos muestra una realidad de un período histórico muy terrible de Irlanda. Vale la pena investigar un poco sobre este período de Irlanda, la hambruna del siglo XIX. La propia autora del libro, la irlandesa Marita Conlon-McKenna, tiene unas páginas sobre este período al final de la novela. A mediados del siglo XIX una buena parte de los irlandeses eran muy pobres y vivían y trabajaban en tierras que no eran suyas, sino de los terratenientes que se las rentaban para que las trabajaran. Sobre todo, se sembraban papas. Pues resulta que, en el verano de 1845, las papas se llenaron de una plaga que las echaron a perder. Y esto siguió así en las cosechas de los siguientes cinco años.


Una edición en inglés


Esta situación fue terrible, la gente no tenía qué comer, y murieron muchas personas, debido al hambre y a las enfermedades que produjo la pobreza extrema. Esta es la gran hambruna de la historia irlandesa. Y éste es el contexto de la historia que nos cuenta este libro. De hecho, esta desgracia hizo que cerca de un millón de irlandeses emigraran a los Estados Unidos y a Inglaterra.

Los personajes principales de esta historia son Eily (una jovencita de 12 años), Michael (su hermano menor, de unos 10 años), y la hermanita menor, Peggy (de siete años). La familia también está compuesta por el papá, John O'Driscoll, y la mamá, Margaret, y una hermanita que es aún una bebé, Bridget. Pero para el momento en que comienza esta historia, su papá ya no está en la casa porque se fue lejos a conseguir trabajo para poder mandarles dinero, pero hace tiempo que no saben de él.

Margaret y sus hijos van sobreviviendo como pueden, cambiando sus pocas pertenencias por algo de comida. Pero cuando ya no tienen nada que cambiar, Margaret deja solos a sus hijos para ir a buscar a su esposo, pues se ha enterado de que la cuadrilla en la que trabaja, que arregla caminos, se encuentra relativamente cerca de donde viven. Y les deja comida para unos cuantos días, pues ella calcula estar de regreso en menos de una semana.

Dos días después de que Margaret se ha ido, llega personal del dueño de las tierras para avisarles que el patrón ordenó que todas las cabañas ocupadas por familias en las que ya no hubiera un adulto capaz de trabajar tenían que ser desocupadas y sus habitantes enviados a un hospicio cercano. Los niños dicen que su mamá va a regresar en un par de días, y ese es el plazo que les dan para quedarse ahí (si regresa su mamá) o llevárselos al hospicio.

Los niños están desesperados y no quieren ir al hospicio, y toman una decisión: si su mamá no llega en los dos días que tienen de plazo, se escaparán para ir hasta Castletaggart, una ciudad en la que saben que viven sus únicas dos parientas, sus tías abuelas, de las que su madre les ha hablado mucho, pues con ellas, entre otras personas, Margaret pasó una infancia y una adolescencia muy feliz.


Otra edición en inglés


Por supuesto, Margaret no regresa en esos dos días, y Eily, Michael y Peggy se van por el campo en busca de sus tías abuelas, sin saber si ellas aún viven, y sin saber tampoco si sus propios padres están vivos. Esta aventura forzada es la que nos cuenta Bajo el espino, una novelita súper interesante, y muy reveladora. 

La primera edición de este libro, en inglés, es de 1990. En español lo publicó el Fondo de Cultura Económica en el año 2001, y ha seguido reimprimiéndolo. La décima reimpresión en español es de marzo de este año, así que es un libro que se consigue con facilidad. En Irlanda es una especie de clásico contemporáneo de la literatura infantil, y el libro tuvo una edición especial en 2015, por los 25 años de su primera edición.

Marita Conlon-McKenna, la autora, nació en Dublín en 1956 y tiene publicados más de veinte libros infantiles, incluidos dos más con los personajes de esta novela y que componen la Trilogía de los Niños de la Hambruna. Marita Conlon-McKenna ha ganado algunos premios importantes europeo de literatura para niños y jóvenes.

De verdad, Bajo el espino es un libro muy, muy recomendable. Ojalá lo consigan y lo lean.

. . . . . . . . . . . . . . .

Bajo el espino. Marita Conlon-McKenna. Traducción de Juan Elías Tovar Cross. Ilustraciones de Ricardo Peláez. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación «Para los grandes lectores». 120 págs.



miércoles, 19 de septiembre de 2018

El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica, de Juan Villoro





El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica
de Juan Villoro

Jesús Guerra

Hace ya muchos meses que comenté en esta sección un libro para niños del escritor mexicano Juan Villoro: Las golosinas secretas. Juan Villoro es un importantísimo escritor de nuestro país. Es traductor, periodista, cronista, cuentista y novelista. Tiene publicados más de 30 libros. Y para niños y jóvenes ha publicado varias obras, una de ellas es la que les comento hoy, llamada El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica.

Permítanme platicarles más o menos de qué trata esta historia: el profesor Cremallerus odiaba a todo el mundo, pero a quien más odiaba era al profesor Zíper. Cremallerus era un científico, pero era también un villano, así que todos sus inventos los pensaba y creaba para hacer el mal. Se acostaba temprano luego de cenar galletas de animalitos y se levantaba al amanecer para trabajar en sus inventos, porque «ser tan pero tan malo cuesta mucho trabajo».

El origen del odio que le tenía Cremallerus a Zíper era que este último lo había derrotado una vez en una competencia entre científicos. Resulta que Cremallerus había inventado una medicina para la gripa. La noticia parecía muy buena, por supuesto, pero Zíper descubrió que el jarabe tenía tres defectos espantosos: 1) sabía a chorizo (y si bien el chorizo puede ser buenísimo, el chorizo en jarabe no es muy recomendable); 2) producía un terrible estreñimiento, y 3) hacía perder el gusto de estornudar.

Y la comunidad científica le dio la razón a Zíper, pues, dijeron, «un mundo sin estornudos sería aburridísimo». Había muchos otros motivos por los que Cremallerus odiaba a Zíper. Algunos ya hasta los había olvidado. Pero una de las razones más importantes era que mientras Zíper ostentaba una larga cabellera blanca, Cremallerus era calvo. Otra razón era que a Zíper le encantaba el rock, que escuchaba a todo volumen, y Cremallerus lo detestaba.

El profesor Zíper, de hecho, había inventado una cuerda especial para la guitarra que usaba el famosísimo grupo Nube Líquida. Un grupo admirado en el mundo entero. Precisamente por esos días, Nube Líquida terminó su gira internacional y regresó al país. Al enterarse de esta noticia fue como se le ocurrió a Cremallerus su venganza contra Zíper y, de una vez, contra el rock: destruiría esa agrupación musical.

Nube Líquida estaba formado por Ricky Coyote (guitarrista, cantante, compositor y líder del grupo), Gonzalo Luque (el fornido baterista, amante de la comida), Ruperto Mac Gómez (el vanidosísimo bajista. Era el guapo del grupo) y Nelson Farías (el virtuoso tecladista, capaz de tocar tres pianos al mismo tiempo).

Cremallerus detestaba tanto el rock, que se inscribió a un club de fans de Nube Líquida para aprender todo lo posible sobre este grupo y así descubrir cuál era la mejor manera de destruirlo. Como era calvo, se ponía una peluca para ir a las juntas del club. Y así descubrió lo que debía hacer: para destruir a Nube Líquida debía destruir a su líder, Ricky Coyote, y con eso la banda se desintegraría. ¿Y cómo lo haría? Eso no se los voy a platicar, baste decir que sólo a un genio del mal como el profesor Cremallerus se le podía ocurrir una idea así.

La idea que podría salvar al grupo de la desintegración la tuvo el hermano menor del guitarrista, Pablo Coyote, que no formaba parte del grupo. Pero era un plan complicado porque, para empezar, necesitaba encontrar al profesor Zíper y no tenía idea de cómo encontrarlo...

En realidad la aventura de esta historia apenas comienza, y no les puedo platicar lo que sigue porque, por supuesto, ustedes mismos lo descubrirán y lo gozarán cuando lean este libro estupendo y sumamente divertido de Juan Villoro. Pero no sólo el argumento es interesante y divertido. Éste es uno de esos libros que se gozan en varios niveles. El humor y el lenguaje, que van de la mano, son los otros dos elementos claves para disfrutar esta obra. Algunas descripciones, por ejemplo, o pasajes narrativos, o diálogos, están escritos con un humor tan chispeante que en algunos momentos nos hacen reírnos a carcajadas.

Los invito, de verdad, a que consigan este libro y lo lean de inmediato, si quieren pasarse una o dos tardes muy divertidas. Hay que decir, ya para terminar, que las estupendas ilustraciones de este libro son del caricaturista Rafael Barajas, mejor conocido como el Fisgón.

. . . . . . . . . . . . . . .

El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica. Juan Villoro. Ilustraciones de el Fisgón. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los que leen bien. 136 págs.

. . . . . . . . . . . . . .

Te puede interesar: