sábado, 25 de febrero de 2017

Recomendaciones para niños de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis


Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




El diario de Biloca
Edson Gabriel Garcia

Creo que para comenzar un diario se necesitan cosas alegres, si no es de mala suerte. ¿Puedes creer? Hasta el año pasado el único sentimiento que tenía hacia los muchachos era echarles bronca. Pero este año las cosas cambiaron o yo cambié.

Biloca tiene casi trece años y escribe en su diario todo lo que le sucede en la escuela y en su casa. Pero al mismo tiempo escribe a Juliana, su amiga imaginaria, sobre sus sentimientos hacia Rodrigo, su compañero de salón. ¿Qué está cambiando en ella? ¿Y qué pensaría si volviera a leer su diario ocho años después?

El autor nació en Nova Granada, en el estado de Sao Paulo, Brasil, el 4 de junio de 1949. Ha sido profesor y director de escuelas. Ha publicado más de diez libros, algunos de ellos traducidos a otros idiomas.

La ilustradora, Claudia de Teresa, nació en la Ciudad de México. Ha ilustrado carteles, discos, libros, folletos, revistas, periódicos y catálogos.

Fondo de Cultura Económica
Traducción de Fátima Andreu
Ilustraciones de Claudia de Teresa
Colección A la Orilla del Viento
106 págs.

. . . . .




Por el color del trigo
Antonio Malpica

Tonio tiene 23 años, aunque trabaja como oficinista lo que más le gusta es volar; también escribe y, un día, se le aparece un personaje, el Bribonzuelo. A lo largo de su vida, Tonio descubre su pasión por la escritura, afianza su gusto por el vuelo, se enamora y encuentra a un mejor amigo en todo el mundo.

El autor nació en la Ciudad de México en 1967. Es narrador y dramaturgo. Ha publicado varios libros y ha obtenido reconocimientos como el Premio de Novela Breve Rosario Castellanos por La nena y el mar y el Premio Internacional de Literatura Infantil y Juvenil Norma.

Fondo de Cultura Económica
Ilustraciones de Iban Barrenetxea
Colección Los especiales de A la Orilla del Viento
67 págs.

. . . . .




Invisible
Katja Kamm

Un divertido juego visual de colores que esconden objetos, situaciones y mucho humor a la vuelta de cada página. En estas breves historias contadas en imágenes, lo invisible no es lo que no está, sino lo que no ves y debes imaginar.

Fondo de Cultura Económica
Colección Los especiales de A la Orilla del Viento

34 págs.

. . . . .




miércoles, 18 de enero de 2017

HP Lovecraft




HP Lovecraft

Jesús Guerra

Si les gusta la literatura de terror sobrenatural, la literatura fantástica, la ciencia-ficción, el misterio, o mejor aún, la mezcla de todo lo anterior y no han leído nunca al norteamericano H.P. Lovecraft, tienen que leerlo de inmediato, incluso si después de leerlo concluyen que su obra no les parece maravillosa (aunque lo más probable es que se conviertan en sus fans), porque su influencia en la literatura de terror de nuestro tiempo es tan importante que es un autor básico, como Edgar Allan Poe, o como Bram Stoker, por poner dos ejemplos.

Lovecraft era un hombre extraño, tenía un estilo igualmente extraño, y su obra es bastante rara. Por supuesto, como cualquier autor conocido, tiene sus detractores y sus seguidores, pero es indudable que su obra ha ido gananado lectores a un ritmo vertiginoso con el paso del tiempo, y que su impacto en la literatura de terror posiblemente nadie, en su momento, la pudo haber previsto.

Firmaba como HP Lovecraft, su nombre completo era Howard Phillips Lovecraft. Nació el 20 de agosto de 1890 y murió el 15 de marzo de 1937. Nació y murió en la ciudad de Providence, capital del estado más pequeño de los Estados Unidos: Rhode Island. Nació en una familia que tenía un cierto nivel económico, pero con el tiempo el dinero se fue perdiendo y el estatus de la familia descendió. Fue un niño enfermizo, que por fortuna leía mucho así que ya desde joven era un hombre culto. Estaba interesado en la ciencia, sobre todo en la Astronomía. Su padre murió cuando Howard tenía 8 años, pero había estado encerrado en un hospital psiquiátrico desde que Howard tenía 3 años. Vivía con su madre, dos tías y su abuelo, el cual murió cuando Howard tenía 14 años. Su madre, que al parecer tampoco era mentalmente muy sana, era muy clasista: cuando era pequeño le decía que no debía jugar con niños de clase inferior. Se trataba, en parte, de un clasismo y también de un racismo que era «normal» en esa época, y que influiría mucho en la ideología del futuro autor.

Desde los 17 o 18 años hasta los 23, aproximadamente, se dedicó sobre todo a escribir poesía. Más tarde entró a una asociación de escritores amateurs que lo ayudó a salir de la reclusión en la que vivía. A los 33 años publicó su primer cuento pagado, en la famosa revista Weird Tales. Al poco tiempo de publicar sus primeros cuentos, se comenzó a formar un red de admiradores, escritores también, entre los que se encontraban Robert Bloch, Clark Ashton Smith y Robert E. Howard. Luego se les unirían más. Curiosamente, a la mayoría de ellos nunca los llegó a conocer personalmente, su relación era por correspondencia. Lovecraft está considerado como un prolífico autor del género epistolar, y según su biógrafo, Lovecraft escribió a lo largo de su vida alrededor de 100 mil cartas.

La madre de Lovecraft murió cuando el autor tenía 31 años, y por esas fechas el dinero familiar escaseó más, así que tuvo que comenzar a trabajar como corrector de textos, e incluso como «escritor fantasma» (así se denomina en inglés a los escritores que escriben los libros que aparecen firmados por otras personas). Tres años después se casó con Sonia Greene, una mujer ucraniana de origen judío, siete años mayor que él, con la que se fue a vivir a Nueva York, pero dos años después se separaron y luego de un tiempo Lovecraft regresó a su ciudad natal. Su período más creativo fue de 1927 a 1933. Sus últimos años fueron difíciles, por carencias económicas y por problemas de salud. Tenía una anormal sensibilidad al frío. A fines de febrero de 1937 fue ingresado a un hospital y el 15 de marzo, a los 46 años de edad, murió de un cáncer intestinal. Murió siendo casi un desconocido, y sus obras no le aportaron dinero. El autor murió, pero su fama apenas estaba por comenzar.

Entre los escritores que fueron amigos y colaboradores de HPL, aunque sólo fuera por carta, estaba August Derleth, y él y algunos otros autores formaron lo que se llamó el Círculo de Lovecraft. Algunos de ellos escribieron textos muy cercanos al universo lovecraftiano, y utilizaron los nombres de supuestos libros antiguos, inventados por Lovecraft para sus cuentos, e incluso inventaron otros. Lovecraft alentaba eso, le gustaba. Y no sólo crearon los nombres de esos libros, sino también los de algunas de las criaturas monstruosas que habitan ese universo, criaturas enormes y poderosas que son como dioses cósmicos. De hecho, al género en el que se inserta la literatura de Lovecraft se le llama terror cósmico.


August Derleth terminó algunos textos que dejó inconclusos Lovecraft al morir, y creó una editorial, la Arkham House —que lleva el nombre de un pueblo inventado por Lovecraft para algunos de sus relatos—, en donde comenzó a publicar, en formato de libro, los cuentos de Lovecraft disperos en revistas. Publicó también los cuentos de los demás autores del Círculo Lovecraft, sobre todo los cuentos que forman parte del mismo universo narrativo, al que en general se le denomina Los mitos de Cthulhu (Cthulhu: su pronunciación queda abierta a discusión, sobre todo en inglés).

Stephen King cataloga a Lovecraft como «el príncipe oscuro y barroco de la historia del horror del siglo XX». Y la importantísima escritora norteamericana Joyce Carol Oates, aunque quizá no guste demasiado de la obra de Lovecraft, reconoce que ha ejercido «una influencia incalculable sobre sucesivas generaciones de escritores de ficción terrorífica». Por su parte, el novelista francés Michel Houellebecq (que ha escrito sobre la vida y la obra de este autor) declaró: «Yo descubrí a H.P.Lovecraft a los dieciséis años gracias a un amigo. Como impacto, fue de los fuertes. No sabía que la literatura podía hacer eso».

Si bien el racismo de Lovecraft —algunos comentarios malintencionados aparecen incluso en sus relatos— es detestable y ridículo, no hay duda de que sus narraciones, por lo menos algunas de ellas, son interesantísimas y fascinantes. Así que la obra de Lovecraft merece ser explorada, leída, disfrutada, y obviamente también analizada.


Hay que señalar que los relatos de Lovecraft no fueron escritos específicamente para jóvenes, pero los jóvenes son quizá los mayores consumidores de literatura de terror, además, con el paso de los años (en 2017 se conmemora el aniversario número ochenta de la muerte de Lovecraft) su obra permeó la cultura popular, sobre todo en los países de habla inglesa. Ahora hay incluso libros para niños con cuentos de Lovecraft, y en los Estados Unidos, por increíbel que parezca, hay un libro para que los niños pequeños aprendan sus primeras letras con los elementos y los personajes de los Mitos de Cthulhu, llamado Baby's First Mythos. Sus creadores son CJ y Erica Henderson. Erica Henserson dice (en una entrevista aparecida en el diario The Guardian) que la primera edición la hicieron más como una novedad para adultos, pero que luego se enteraron de que en efecto había padres que lo estaban utilizando para enseñar el ABC y los primeros números a sus bebés. Y dice: «Creo que a la gente le gusta cuando el terror es subvertido».



Hay mucho que comentar de Lovecraft y bastantes libros que recomendarles, y lo haremos en próximas entradas, por lo pronto mi recomendación es que consigan lo que puedan de este autor y lo lean. De preferencia de día... si pretenden conciliar el sueño en la noche.





sábado, 24 de diciembre de 2016

Recomendaciones para niños de la Librería Monsiváis


Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




¡Pesadillas!
La poción del sonámbulo
Jason Segel y Kirsten Miller

Jason Segel nos presenta la segunda novela de su aterradora serie, ¡Pesadillas! Desde que él y su pandilla lograron escapar de Mundo Tenebroso sanos y salvos, Charlie Laird duerme como un bebé la noche entera. Puede decirse que por fin tiene una vida de ensueño. Sin embargo, el temor por que las cosas cambien vuelve: el herbolario de Charlotte, antes el local más concurrido del pueblo, se ha quedado de la noche a la mañana sin clientela. Al parecer, hasta sus compradores más leales viajan ahora hasta Orville Falls por sus menjurjes y potajes. Más raro aún es que allá, en aquel pueblo, nadie parece conciliar el sueño. Todo mundo da de tumbos por las colinas como un montón de zombis descerebrados. Oh, Charlie conoce bien esta situación. Significa una sola cosa: la vida se está complicando de nuevo.

Jason Segel, como Charlie, solía tener pesadillas. Y al igual que él, aprendió que las cosas que más nos asustan son aquellas que a la larga nos hacen más fuertes… si es que somos lo suficientemente valientes para afrontarlas. A Jason le gusta actuar, escribir, hacer música y estar con los amigos. A veces escribe películas. A veces escribe canciones para películas. A veces sale en esas películas y canta esas canciones. Quizá lo conozcas de Los Muppets y Mi villano favorito. Tus papás quizá lo conozcan de otras cosas. ¡La poción del sonámbulo! es su segunda novela, y junto con ¡Pesadillas! conforma el inicio de una terrorífica trilogía.

Kirsten Miller es una reconocida escritora de libros para niños y jóvenes. Vive y trabaja en Nueva York. Entre las series de libros más exitosas que ha escrito están las de Kiki Strike y Eternos.

Océano Gran Travesía
Colección ¡Pesadillas!
392 págs.

. . . . .




El libro de Don Quijote para niños
Versión de Haroldo Maglia
Ilustraciones de Jesús Gabán

«Alonso Quijano, quien a sí mismo se llamó don Quijote de la Mancha, fue el sueño más afortunado del escritor castellano Miguel de Cervantes Saavedra.» Así comienza la introducción en la que Haroldo Maglia presenta el libro que sigue a continuación: una versión directa y clara de las aventuras más memorables del personaje más famoso de la literatura española. El encuentro con su escudero Sancho Panza, la aventura de los molinos de viento, el encuentro con Ginés de Pasamonte en la aventura de los galeotes, la Dulcinea encantada, y otras muchas forman parte de los capítulos de este libro que niños y adultos disfrutarán por igual.

Haroldo Maglia (Montevideo 1944-Barcelona 2010) realizó estudios de literatura y ejerció como profesor hasta abandonar Uruguay en los años setenta. Instalado en Barcelona, fue desarrollando lentamente su carrera literaria con títulos como El lugar vacío (finalista del Premio Primavera de Novela 1997), Andrés y la Ola Marina o Las invenciones pueriles.

Jesús Gabán se dedica a la ilustración de libros infantiles y juveniles desde 1981. Ha obtenido numerosos reconocimientos en esta área por su destacada labor, entre otros el premio Nacional (de España) de ilustración infantil y juvenil, el permio Catalonia, el premio Lazarillo y el premio internacional de ilustración de la Fundación Santa María. Imparte cursos y talleres de ilustración en España y otros países y colabora con el Instituto Cervantes en programas culturales en diversas sedes del mundo.

B de Blok
(Formato: 22 x 30 cm)
112 págs.

. . . . .




Pico en el Aire
Martine Laffon

De un lado está Pico en el Aire, solo en la inmensidad de la negra noche. Del otro lado, donde reina la claridad, está Gran Árbol, solo y aburrido. Y al fin recortarán la noche para estar juntos.

Martine Laffon nació y creció en Francia. Su interés por los orígenes del mundo la llevó a estudiar un doctorado en filosofía. Es autora de muchas obras para niños y dirige una colección de libros para adolescentes.


Fondo de Cultura Económica
Colección Los Primerísimos
Traducción de Gabriela Vallejo
Ilustraciones de Betty Bone
32 págs.

. . . . .




viernes, 23 de diciembre de 2016

Recomendaciones para jóvenes de la Librería Monsiváis


Recomendaciones para jóvenes
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Lo que fue de ella
Gayle Forman

Han pasado tres años desde que Mia, tras el trágico accidente, dejó su ciudad natal en la Costa Oeste para iniciar su nueva vida en Juilliard, el prestigioso conservatorio de Nueva York. Y también tres años desde que abandonó a Adam sin darle explicaciones. La idea de perder a Mía supuso para Adam un auténtico tormento, que cristalizó en un puñado de desgarradas canciones que los catapultaron a él y su banda, los Shooting Star, a la fama. Ahora, convertido en una estrella de rock, con una novia famosa y acosado continuamente por fans y periodistas, Adam vive sumido en un estado de permanente hastío y confusión. Hasta que una noche, en Nueva York, su camino vuelve a cruzarse con el de Mía, convertida ya en la excepcional chelista que prometía ser. El inesperado encuentro se prolongará hasta el amanecer y les brindará la ocasión de abordar lo que ocurrió realmente en el pasado y lo que el futuro podría depararles.

Narrada desde el punto de vista de Adam, Lo que fue de ella retoma los personajes de Si decido quedarme, el bestseller internacional de Gayle Forman que describe con asombroso realismo el turbulento horizonte emocional de una adolescente que logra recuperarse de una situación límite. La nueva novela, cuyo éxito ha superado al de la anterior, confirma el talento de esta autora para escribir sobre los temas más delicados con exquisita sensibilidad y sencillez.

Gayle Forman ha trabajado como periodista para Glamour, Elle, Cosmopolitan, Seventeen y The New York Times Magazine. Es autora, asimismo, de un libro de viajes, You Can't Get There from Here, y otra novela, Sisters in Sanity, que precedió a Si decido quedarme, cuyo éxito la descubrió a lectores de todo el mundo, pues se tradujo a un total de veintisiete idiomas.

Salamandra
Traducción de Patricia Antón de Vez
224 págs.

. . . . .



El chico escarabajo
M.G. Leonard

Darkus Cuttle tiene trece años y ha perdido a su padre. Le ha sido arrebatado de forma inexplicable desde un cuarto sellado en el Museo de Historia Natural donde éste trabajaba como director del departamento de Ciencias. Ahora, mientras reúne pistas para dar con su paradero, se ha encontrado con una extraordinaria lomita plagada de escarabajos en el patio de sus vecinos más chiflados, Humphrey y Pickering. Cuál será su sorpresa al descubrir verdadera inteligencia en esa extraña variante de especie en peligro de ser exterminada. Y más aún será su preocupación al enterarse de los malévolos planes que Lucretia Cutter, modista y enloquecida mujer de ciencia, tiene para los pequeños invertebrados. ¡Ella llegó tan lejos que ha secuestrado al padre de Darkus para cumplir sus propósitos! Ahora él y sus amigos tendrán que unir fuerzas para detener los planes de Lucretia y rescatar al señor Cuttle.

M. G. Leonard. Graduada con honores en literatura inglesa, y especialista en Shakespeare por el King’s College de Londres, la autora esculpió una trayectoria notable como productora en recintos como el National Theatre, la Royal Opera House y el Shakespeare’s Globe. Su impresionante inquietud artística la ha llevado a fundar un sello discográfico independiente, Setanta Records, administrar bandas de pop británico, producir, dirigir y actuar. Finalmente, tras declararse amante de las historias oscuras con tintes de realismo mágico, y aceptar su empatía más allá de toda normalidad hacia los escarabajos, se dedica a la escritura desde su hogar en Brighton, acompañada siempre por su pareja y sus dos hijos.

Océano Gran Travesía
Colección La batalla de los escarabajos
412 págs.

. . . . .




Memorias de un amigo imaginario
Matthew Dicks

Max solo tiene 8 años y no es como los demás niños. Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen y que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos planeando batallas entre ejércitos enemigos.

Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años.

Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo mucho miedo por él, pero sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un «amigo imaginario». Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario.

Nube de Tinta
Traducción de Victoria Alonso Blanco
Edad recomendada: a partir de 12 años
432 págs.

. . . . .





lunes, 28 de noviembre de 2016

Mouche y la hechicera, de Yak Rivais





Mouche y la hechicera
de Yak Rivais

Jesús Guerra

Los papás de Mouche trabajan mucho, incluso en días en que ella no tiene que ir a la escuela, y en esas ocasiones la dejan sola, pero por supuesto se preocupan y le hacen mil recomendaciones, sobre todo que no le abra la puerta del departamento a nadie. Y el papá le dice: «A ningún vendedor, repartidor, encuestador, afilador de cuchillos, ni a ningún oficio cuyo nombre termine en 'or'».

«Y en especial —le dice su mamá—, jamás le abras la puerta a esa vieja bruja que vive en la casa de al lado».

Y en esta última recomendación, en la que parece haber una manera despectiva de referirse a la vecina, hay una pasmosa verdad: la vecina es una bruja. Para colmo, es de esas brujas a las que les gusta comer niños. Este cuento es, precisamente, la historia de la ocasión en que esa vecina bruja intenta por todos los medios que Mouche le abra la puerta para robársela, y de cómo casi lo logra, y también de todos los recursos ingeniosos utilizados por Mouche para impedirlo y vencer a la hechicera.

El libro está publicado por el Fondo de Cultur Económica, en su colección A la Orilla del Viento, y tiene la clasificación «Para los que empiezan a leer», es decir para niños de cinco o seis años. El libro es divertido, ágil, simpático, y está contado de tal manera que el niño puede imaginarse una especie de película fantástica, llena de imágenes sorprendentes y un poquito aterradoras, aunque por supuesto está contado en clave de comedia, casi como una caricatura. Y las ilustraciones de Rodrigo Ponce confirman esta idea.

El autor del cuento, el francés Yak Rivais, nació en 1939. Ha sido profesor y pintor, ha trabajado en la radio cultural, ha dirigido colecciones juveniles en editoriales de su país, y ha escrito libros para adultos, para jóvenes y para niños. También ha escrito ensayos sobre cuestiones de lenguaje, y libros para enseñar a los niños a leer, a escribir y a disfrutar del lenguaje a través de juegos de palabras. Ha ganado muchísimos premios en su país, y aunque tiene más de 80 libros publicados en Francia, en español lamentablemente casi no contamos con nada de su obra, la cual, todo parece indicar, es muy divertida. De hecho él ha presidido el Premio del Humor Negro.

. . . . . . . . . .

Mouche y la hechicera. Yak Rivais. Traducción de Diana Luz Sánchez. Ilustraciones de Rodrigo Ponce. Fondo de Cultura Económica. Colección A la Orilla del Viento. Clasificación «Para los que empiezan a leer». 70 págs.



viernes, 25 de noviembre de 2016

Rosa y la banda de los solitarios, de Colas Gutman




Rosa y la banda de los solitarios
de Colas Gutman

Jesús Guerra

El francés Colas Gutman es el autor de Rosa y la banda de los solitarios, un cuento que me ha parecido sumamente interesante y también muy, muy, muy divertido. La escuela francesa contemporánea de literatura infantil tiende a tratar temas importantes para los niños y los jóvenes, como los problemas que tienen en la escuela, problemas personales, enfermedades, bullying, malos tratos, abusos, soledad, discapacidades, pero los tratan de manera muy desenfadada y, en la mayoría de los casos, con mucho sentido del humor.

El personaje central de este libro es Rosa. Y es ella quien narra la historia, o sea que vemos las cosas desde su perspectiva. Hay cosas que ella no entiende, pero nos dice que las escucha cuando hablan sus padres u otros adultos, y así sabemos que los médicos dicen que Rosa es una niña muy inteligente y muy emotiva, pero que tiene un serio problema de lenguaje. Además, por lo que ella misma nos va narrando, por momentos es muy tímida, y en otros no, incluso puede ser grosera con otros niños, justamente porque invaden su privacidad, ese cerco que ha puesto debido a su timidez. Así que suponemos que Rosa tiene algún tipo de autismo, aunque esta palabra nunca se menciona en el libro.

Rosa está consciente de que tiene un problema de lenguaje, es decir, habla raro, utiliza términos inventados o mezcla palabras para crear una suerte de lenguaje personal, y esto le da pena a ella misma, y la hace sentirse insegura. Algunos maestros no saben cómo tratarla y eso ha hecho que los papás de Rosa la hayan tenido que cambiar de escuela varias veces. Hasta que llega a la nueva, conoce a un par de niños, Momo y Steve, y a otra niña, Elena, y poco a poco Rosa se siente cómoda con ellos, y ellos con ella, y quizá por primera vez, Rosa comienza a sentir que tiene un grupo de amigos.

El hecho de que el cuento esté narrado desde la perspectiva, y con el lenguaje de Rosa, permite que los lectores comprendamos al personaje, qué le divierte, qué le da vergüenza, qué le da miedo, cómo experimenta las relaciones con otros niños de su edad, cómo percibe a los adultos, a sus padres, a sus maestros. Pero además el autor, al utilizar el lenguaje de Rosa en el texto, sobre todo en sus diálogos, ha logrado una mezcla de ternura, extrañeza y comicidad que funciona de maravilla.


Portada de la edición
original en francés


Tanto la historia contada como el estilo del autor son buenísimos. La estrella del libro es, quizá, el idioma privado de Rosa. A su mamá, que la besa mucho, la llama «ventosa», a su papá le dice «patata», a los adultos les dice «faroles», y por tanto a los jóvenes más grandes les llama «medio-faroles»; el verbo cambiarse para ella es «largamudarse», su mamá es publicista, pero para ella es una «eslogantina», y su papá es dibujante, pero para Rosa es «un lápiz»; para ella los gatos son «bigotes de cola», un «pegote» es un amigo y un «hola-en-su-casa» es un conocido. Y algo asqueroso es «guacasquerísico». Y, lógicamente, enamorarse es para Rosa «encorazonarse».

Hay que apuntar que la traducción es bastante buena, sobre todo porque el traductor, Rafael Segovia, tuvo que traducir-crear el lenguaje de Rosa en español, lo cual no es nada sencillo; y también que las ilustraciones de Víctor García Bernal son verdaderamente estupendas.

El autor, nacido en 1972, tiene más de 20 libros infantiles, aunque en español tiene sólo dos libros, que yo sepa, ambos en el Fondo de Cultura Económica, en la colección A la Orilla del Viento. Este libro que les comento ahora, y otro llamado ¿Para qué sirve un niño?

El autor es también actor de cine, ilustrador, periodista, ha escrito y dibujado cómics, y ha sido asistente de editor cinematográfico.

Les recomiendo muchísimo este libro, tierno, divertido y sorprendente. Ya verán que Rosa les va a caer de maravilla.

. . . . . . . . . . . . . . .

Rosa y la banda de los solitarios. Colas Gutman. Traducción de Rafael Segovia. Ilustraciones de Víctor García Bernal.  Fondo de Cultura Económica. Colección A la Orilla del Viento. Clasificación «Para los que empiezan a leer». 80 págs.



jueves, 17 de noviembre de 2016

No me lo vas a creer, de Alicia Molina




No me lo vas a creer
de Alicia Molina

Jesús Guerra

No me lo vas a creer, de la escritora, comunicadora, guionista e investigadora mexicana Alicia Molina, me ha parecido un libro muy divertido y muy inteligentes. Les comento de qué trata:

Juan es un niño de alrededor de 10 años de edad, porque está en quinto de primaria. Vive muy cerca de su escuela, a exactamente 420 pasos de distancia, es decir, a tres cuadras. Y Juan siempre llega tarde. No le queda muy claro, por lo menos al principio, por qué llega tarde pero así sucede, todos los días. Y cuando llega siempre tiene una excusa preparada, una excusa hecha con fragmentos de verdad y fragmentos de imaginación desbordada.

Ya desde las primeras líneas nos queda claro que Juan no quería mentir, ni tampoco quería llegar tarde, pero por alguna razón, hacía las dos cosas. Y al llegar a la escuela, cuando ya todos sus compañeros estaban sentados frente a sus escritorios, Juan comenzaba su excusa diaria, que siempre comenzaba igual, o muy parecido: «No me lo van a creer, pero hoy llegué tarde porque...» Así empezaba Juan. Y comenzaba a narrar una serie de aventuras fascinantes, en las que estaban involucrados su abuelo, el conserje del edificio, alguna vecina, el perro de otro vecino, unos girasoles del camino, su hermanita, el elevador del edificio, las tuberías rotas de su casa y muchas otras cosas y personas más.

Y siempre, cuando la narración de Juan comenzaba a ponerse interesante, el profesor lo interrumpía y le decía que era suficiente. Y los compañeros del salón de Juan, ya picados, se tenían que esperar hasta la hora del recreo para que Juan les terminara de contar su aventura de esa mañana, la aventura causante de que llegara tarde.

El asunto se complica para Juan una mañana en que el profesor les dice que aquellos alumnos que acostumbran llegar tarde tienen una semana para corregirse y comenzar a llegar a tiempo a la escuela, ya que los que no lo hagan, dejarán de formar parte de su clase, pues él quiere un salón con puros alumnos puntuales.

Juan, por supuesto, no quiere dejar de formar parte de ese grupo, pues ahí están todos sus amigos, y se propone muy firmemente comenzar a llegar temprano. Pero no puede porque le suceden cosas peores de las que ya le sucedían, que lo retrasan a diario. En esa semana especial es cuando las aventuras matutinas de Juan se vuelven realmente extrañas, y más divertidas de lo normal. Juan tiene que pedir ayuda para resolver su problema... Pero esa parte de la historia ya no se las voy a platicar. Si quieren saber por qué tiene Juan esas aventuras, y quieren leer lo divertidas y extrañas que son, y quieren saber, además, cómo resuelve Juan su problema, tendrán que conseguir este librito estupendo y leerlo de principio a fin. Les aseguro que se van a divertir. Hay que apuntar que este libro está ilustrado, con imágenes espléndidas, por José Luis Castillón, quien además de ilustrador es bibliotecario.

Alicia Molina, la autora, tiene varios libros infantiles. Algunos de ellos han sido publicados por el Fondo de Cultura Económica en su colección A la Orilla del Viento. A lo mejor ya hasta han leído ustedes alguno de estos cuentos: El zurcidor del tiempo, El agujero negro (que ya comenté aquí hace tiempo), La marca indeleble, La noche de los trasgos, y El cristal con que se mira, además, por supuesto, del que les recomiendo ahora: No me lo van a creer.

Tiene, también, otros libros infantiles y juveniles, además de varios libros relacionados con la educación: Del aula y sus muros, Todos significa todos y Tache al tache.

Alicia Molina nació en la ciudad de México en diciembre de 1945; es una de las primeras autoras mexicanas para niños. Estudió comunicación y se dedicó a la docencia e investigación en el área educativa. Por 10 años editó Ararú, revista para padres con necesidades especiales. Fue directora operativa del Fondo Memorial Eduardo Vargas A.C., que apoya a organizaciones que trabajan con niños con discapacidad y sus familias en zonas rurales y suburbanas de alta marginación. Una de sus preocupaciones fundamentales, a lo cual ha dedicado muchos de sus esfuerzos, es el fomento de la integración de niños con discapacidad.

. . . . .

No me lo vas a creer. Alicia Molina. Ilustraciones de José Luis Castillón. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación «Para los que empiezan a leer». 44 págs.