jueves, 12 de julio de 2018

Festín de muertos (4)





Festín de muertos
Antología de relatos mexicanos de zombis
(4 y último)

Jesús Guerra

Festín de muertos reúne 18 cuentos de zombis escritos por 18 narradores mexicanos. En las tres partes anteriores (primera aquí, segunda y tercera) he estado comentando cada uno de los relatos, hasta llegar al número 15. Así que continúo, entonces, con el cuento 16, llamado «Señor Z», su autor es Carlos Bustos (nacido en Guadalajara, en 1968). Es un relato que narra una breve, pero intensísima pasión. No es precisamente una historia de amor sino una atracción animal en un caluroso ambiente tropical. Es una pasión desenfrenada, al principio, producto más bien de una larga soledad. Una de las cosas que me han parecido más interesantes es que se trata de una vertiente argumental poco relacionada, en general, con los zombis.

No entro en detalles para no arruinarles la sorpresa. Sí les puedo decir que es un cuento que vale mucho la pena leer, a pesar de que el lenguaje con el que está escrito no me parece del todo adecuado para la narradora, pues la historia la cuenta una mujer. No sé si se deba precisamente a esto, pues una de las cosas más difíciles para los escritores es contar desde la perspectiva del género opuesto. Pero no es más que una impresión personal de una primera lectura. Está entre el realismo sucio a la americana y el melodrama violento tropical. Tal vez sea melodrama sucio con realismo violento costeño... o algo así. La clasificación no importa, importa, eso sí, que el relato es muy eficaz.

El cuento 17, el penúltimo de esta antología, se llama «El hombre que fue Valdemar», y su autora es Norma Lazo (quien nació en Veracruz, en 1966). Este es un relato clásico de zombis, lo cual me gusta mucho pues me parece que estas narraciones son muy necesarias en una antología como ésta, y es que luego de tanta experimentación, el lector tiende a perder de vista los orígenes del género. Además, es un texto muy bien escrito e inteligente.

Valdemar y Ana Laura están en esa edad en que comienzan a ser y a sentirse medio abandonados por sus hijos, ya que sus hijos, a su vez, están en esa edad en que empiezan a deslindarse de sus padres, aunque aún no se independicen de ellos (sus hijos son Simón, y a la chica le dicen Peaches). Es un proceso natural pero no por eso es fácil de aceptar por parte de los padres. Así que Ana Laura y Valdemar deciden ir de campamento con sus cada vez más ensimismados retoños, como lo hacían cuando éstos eran niños, y aunque en un principio los adolescentes no quieren, terminan por aceptar. Los padres quieren hacer ese último viaje, ese último campamento con sus hijos, sin saber cuan cierto es lo que se proponen.

Cuando van en la carretera ven que el sol se pone negro, como si fuera un eclipse, y el bosque adopta un color rojo sangre que no es el normal de los atardeceres. En el trayecto los padres no han querido encender la radio para evitar discusiones familiares. Por eso no se han dado cuenta de las últimas noticias: que el apocalipsis ha empezado ya, en todo el mundo al mismo tiempo, con la llegada de los cadáveres andantes. Un cuento bien narrado, interesante y emocionante, que se agradece.




El último de este libro, el número 18, lleva por título «El lugar del hombre». Este relato tiene una particularidad que me parece importante para los lectores coahuilenses, y es que su autor es Luis Jorge Boone, quien nació en Monclova, Coahuila, en 1977.

Este relato, me parece, es el de argumento más complejo, y trata de lo siguiente: cuando la plaga se terminó, luego de 12 años terribles, algunos de los países que la sufrieron —pues hubo algunos que cerraron sus fronteras— lo que intentaron hacer fue «olvidar» los acontecimientos. No era sólo una reacción psicológica espontánea sino un objetivo político planeado, por lo menos por algún partido, sus dirigentes y sus candidatos.

Inmediatamente después de apagarse la infección, lo que algunos grupos de personas hicieron, con la ayuda de esa ala política mencionada, fueron campañas de exterminio de los infectados. Pero algunas instituciones científicas opinaban que debían de conservarse algunos de esos desafortunados enfermos para poder estudiarlos, es decir, para estudiar la enfermedad, y así, intentar impedir que se presentara de nuevo en el futuro.

Este desencuentro de ideas lo que logró fue que un laboratorio importante se viese en la necesidad de realizar sus investigaciones en secreto. Y el investigador a cargo de realizar el estudio, con unos pocos infectados que lograron salvar del exterminio, concibió un plan extraño para demostrar su verdad...

«El lugar del hombre» es un cuento verdaderamente interesante de Luis Jorge Boone. Es un relato que toma elementos de otros géneros, como el thriller, además del terror, para desarrollar la historia que cierra esta interesantísima antología.

. . . . . . . . . . . . . . .

Festín de muertos. Antología de relatos mexicanos de zombis. Raquel Castro y Rafael Villegas (antologadores). Editorial Océano, colección El Lado Oscuro. También se consigue en edición de bolsillo, en la serie Océano Express. 180 págs.



jueves, 5 de julio de 2018

Recomendaciones para niños de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis



Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Millones de gatos
Wanda Gág

Este cautivador cuento, escrito con un lenguaje lírico y contagiosos estribillos, trata de un matrimonio de ancianos que se siente muy solo. El marido decide salir en busca del gato más bonito del mundo para alegrar a su esposa, pero, incapaz de decidirse, regresa a casa con todos los gatos que se fueron cruzando en su camino para que su esposa elija uno. Cuando ella le dice que es imposible mantener a tantos gatos, deciden dejar que sean ellos mismos quienes escojan cual es el más bonito de todos.

Libros del Zorro Rojo
A partir de 4 años
32 págs.

. . . . .



Peter Pan
James Matthew Barry
Ilustrado por Juan Gedovius

Todos los niños, menos uno, se hacen mayores...

Vuela con la magia de las hadas en este viaje al País de Nunca Jamás, donde te aguardan bellas sirenas, una tribu piel roja y feroces piratas al mando del temible capitán Garfio.

Para un niño, esta novela de mágicas y divertidas aventuras es adentrarse en una tierra desconocida donde puede hacer lo que quiera; para un adulto es revivir aquellos días en que creía en las hadas y volaba a su propio País de Nunca Jamás.

Un clásico de la literatura universal con magníficas ilustraciones de Juan Gedovius.

Había una y otra y otra vez... un niño perdido que no recordaba nada de su pasado y no quería saber detalle alguno de su familia, prefería olvidarlo todo, dedicarse a hacer lo que quisiera y a ser exactamente como él mismo: Peter Pan, siempre niño aventurero y fabuloso espadachín que nunca perdía el estilo.

Tenía un clan de compinches en el fantástico País de Nunca Jamás; eran otros niños perdidos, pero estaban a las vivas por si acaso oían noticias de su madre o por si había un ataque repentino, que nunca faltaba, a manos del temible pirata Garfio, ansioso por hacer caer a Peter.

El día que Peter Pan extravió su propia sombra, se había colado en la habitación de Wendy, John y Michael, y juntos emprenderían legendarias peripecias.

Alfaguara Infantil
Colección Ficción Trade Infantil
A partir de 7 años
192 págs.

. . . . .




Los fabricantes de montañas
Alberto Pérez
Ilustraciones de Jorge del Corral

PREMIO LAZARILLO DE ÁLBUM ILUSTRADO 2009

Allí donde los ignorantes sólo ven cordilleras vulgares, debéis saber que se ocultan gigantes adormecidos. Gigantes que, en los tiempos remotos de unicornios, olifantes y dragones, se dedicaron a fabricar montañas. ¿Os gustaría despertarles y conocer su oficio mágico?

Algar Editorial
Colección Álbumes Ilustrados Castellano
28 págs.

. . . . .




La enorme nada
María Baranda
Ilustraciones de Maite Gurrutxaga

La nada puede tomar diferentes formas. A veces es enorme, oscura y se esconde debajo de la cama; otras, está en la mesa donde todos hablan o callan, o es también el paso lento de las horas sin poder salir a jugar. Pero cuando expresas lo que quieres, esa enorme nada se convierte en una pequeña, pequeñísima nada, hasta desaparecer. Este colorido libro motiva a los niños a utilizar el lenguaje para comunicar sus sentimientos y emociones, a la vez que estimula el pensamiento crítico a través de la indagación y la curiosidad de los niños, en este caso para responder ¿qué es la nada?

Fondo de Cultura Económica
Colección Los Especiales de A la Orilla del Viento
32 págs.

. . . . .





jueves, 28 de junio de 2018

Recomendaciones para jóvenes de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis



Recomendaciones para jóvenes
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Anna vestida de sangre
(Anna vestida de sangre 1)
Kendare Blake 

Cassio Lowood viaja por Estados Unidos en busca de muertos para destruirlos. Sin embargo, en su camino se topa con una misteriosa fantasma.

Primera parte de la saga Anna. Su secuela es Anna desde el infierno.

Un chico obsesionado por matar a los muertos pero que se acaba enamorando de la muerte. Cassio Lowood ha heredado una inusual vocación, la de matar a los muertos. Su padre también lo hacía, hasta que murió truculentamente a manos de un fantasma al que intentaba dar caza. Ahora, armado con el misterioso amuleto de su padre, Cas viaja por Estados Unidos junto a su hechicera madre y un gato que olisquea fantasmas. Siempre tras leyendas populares, intentan acabar con los molestos y crueles espíritus que se cruzan en su camino.

Un nuevo caso los lleva a una ciudad en busca de un fantasma al que todos llaman «Anna vestida de sangre». Cas espera lo habitual: persecución, caza y matanza. Pero lo que encuentra es a una chica furiosa atrapada en una maldición, un fantasma distinto a todos los demás. Todavía lleva el vestido del día en que cometieron su brutal asesinato en 1958, un vestido que un día fue blanco y ahora aparece cubierto de sangre. Desde el día de su muerte, Anna ha asesinado a todo aquel que ha osado entrar en la casa abandonada que, una vez, fue su hogar. Pero, por alguna razón, a Cas le perdona la vida.

Lo que han dicho otros autores:

«Sería la típica historia de "chico conoce a chica" si el chico no fuera un irónico y autodestructivo cazador de fantasmas cuyo único deseo fuera vengar a su padre y la chica no fuese un fantasma asesino atrapado en una casa habitada por todos aquellos a los que ha matado. Poco más hay que decir, Cas y Anna se han convertido en mi pareja favorita. Cuando llego al final de libro, tengo que empezarlo de nuevo».
—Holly Black, autora del best-seller Las crónicas de Spiderwick y El tributo.

«Anna vestida de sangre es un oscuro e intrincado cuento con un héroe que mata a los muertos pero que está enamorado de la muerte. Al final del libro, tú también lo estarás. Escalofriante y romántica».
—Cassandra Clare, autora de la saga Cazadores de sombras.

«¡Amo a Cas! El mundo en el que vive es terroríficamente intenso y totalmente irresistible. Hazte a la idea de dormir con las luces encendidas porque este libro muerde. Y muy fuerte».
—Stacey Kade, autor de la saga The Ghost and the Goth.

«Una obra maestra de lo macabro. Tendréis que arrebatármela de mis manos muertas y frías».
—Tonya Hurley, autora de la serie best-seller internacional Ghostgirl.

Lo que ha dicho la crítica:

«Es posible que los lectores se vean invadidos por un escalofriante suspense y risas nerviosas al leer esta novela negra de altísima calidad. Realmente original, maravillosamente ingeniosa y muy divertida, destacará entre los mejores libros de terror. Queremos secuelas».
Kirkus Reviews

Alfaguara Juvenil
Colección Ficción Trade Juvenil
336 págs.

. . . . .




180 segundos
Jessica Park

Algunas personas se pasan toda la vida sin cambiar de perspectiva. Para Allison sólo bastarán 180 segundos... Las redes sociales y la popularidad a veces ayudan a quien menos se lo espera, ¿pero será tan fácil?

180 segundos pueden propiciar un beso trascendental que te lleve a las nubes, incluso regalarte muchos amigos, pero tu nueva y maravillosa vida es capaz de propinarte el revés más cruel. Tras una dura infancia viviendo de aquí para allá en hogares temporales, Allison mantiene su distancia, no se le da la vida social. Le cuesta mucho hacer amigos y prefiere la seguridad de su cuarto, pues sabe mejor que nadie que las cosas no duran mucho tiempo. Pero ya en la universidad cada vez le es más difícil aislarse en sus audífonos.

Una tarde cualquiera se ve enganchada en un experimento social en las afueras del campus. De repente ya está frente a una multitud, forzada a interactuar con un completo extraño durante 180 segundos. Ni Allison ni Esben Baylor, el chico estrella de las redes sociales sentado justo frente a ella, están preparados para lo que va a pasar.

Cuando se acaba el tiempo, la intensidad de la experiencia los abruma a ambos, los electriza. Con un empujoncito de su mejor amiga, Allison se embarca en una aventura para averiguar si lo que Esben y ella compartieron es real y si por fin podrá confiar en sí misma, en los demás y en el amor.

¿Cómo lograr ser valiente si siempre has levantado muros emocionales a tu alrededor? ¿Y si el mundo te hace una mala broma y alguien que amas levanta sus propios muros contigo?

Alfaguara Juvenil
Ficción Trade Juvenil
328 págs.

. . . . .




El tiempo de los magos
Cressida Cowell

Una nueva y excitante serie de aventuras, situada en un antiguo y mágico tiempo, repleto de Hechiceros, Guerreros, Gigantes y Duendes.

Esta es la historia de un joven hechicero y de una chica guerrera que han sido educados desde sus respectivos nacimientos a odiarse el uno al otro, como si fueran veneno; y el apasionante cuento de lo que les sucederá cuando sus mundos colisionen.

El libro perfecto para todos aquellos amantes de la fantasía y las aventuras. Una vez hubo magia, y la magia vivía en los bosques oscuros, hasta que los guerreros llegaron… Xar es un hechicero que no tiene magia y que hará todo lo necesario para tenerla. Wish es una guerrera, dueña de un objeto mágico prohibido y ella hará todo lo que esté en sus manos para ocultarlo. En esta trepidante aventura, Xar y Wish deberán olvidar sus diferencias si es que quieren adentrarse en los calabozos del fuerte de los guerreros, en donde algo que ha estado durmiendo durante cientos de años ha comenzado a moverse…

La crítica ha dicho:

«Rebosa magia por todas partes.»
Mi oasis de palabra

«Un universo maravilloso, imaginativo y oscuro, construido de forma gradual y sólida. Lleno de matices, poblado por la magia y unos personajes, que derrochan personalidad y fuerza.» Fantasymundo

«Aventuras, magia, seres aterradores, amistad y unos héroes sin igual. El tiempo de los magos es una novela muy divertida y con un final sorprendente.»
In the never never

«Un libro divertido, ágil y mágico que brilla por la inocencia y heroísmo de sus protagonistas, así como de su humor y los valores que pretende transmitir. Viene acompañado de ilustraciones oscuras muy suculentas.»
La estantería de Cho

«Cressida Cowell se ha salido con esta nueva colección: la trama engancha, los personajes dejan huella y los mensajes calan. ¿Qué más se le puede pedir?»
Blog de una madre desesperada

«Un libro de fantasía con una ambientación maravillosa, y que nos deja mensajes muy bonitos e importantes. Es un libro con magia, aventura, y con unos personajes muy reales.»
Amor y palabras

«El Tiempo de los magos se halla repleto de animales y seres fantásticos, magia, competiciones, retos, acertijos. Claramente la historia engancha desde el primer momento.»
Mis chicos y yo

«Es un libro con una importante carga de fantasía, acción y humor. Lo mejor son los valores que transmite y todas las enseñanzas que viven sus protagonistas que ayudarán a los más pequeños a ser mejor personas en su día a día.»
Entre páginas y letras

«Una historia que además de divertida, educa.»
Diario de una chicka lit

«Divertida y muy imaginativa, ágil, repleta de aventuras y magia.»
Book is a 4 letter word

«Interesante, divertido, con sus grandes momentos de acción.»
Los mundos de Blue

«Es un trabajo increíble, precioso, páginas en negro, páginas imitando el libro de hechizos... Vamos, un lujo.»
Excentrics

«Divertida, entretenida y llena de picardía infantil que se disfruta sin importar la edad. Cowell nos sumerge en un mundo lleno de magia con unos protagonistas muy simpaticones.»
Érase un libro

«Una historia repleta de magia, acción, misterio, más magia, sorpresas, personajes de lo más variopintos y todo esto acompañado de unas magníficas ilustraciones que me han ayudado a meterme de lleno en la historia.»
Prácticamente magia

La autora
Cressida Cowell creció en Londres y en una pequeña y deshabitada isla en la costa oeste de Escocia. Vivió convencida de que su isla estaba habitada por dragones. Se graduó en Literatura Inglesa por la Universidad de Oxford, en Diseño Gráfico por St. Martin y como Ilustradora en Brighton. Disfruta mucho ilustrando sus propias historias, pero también le gusta ilustrar trabajos de otros escritores. Es la autora de la exitosa serie ¿Cómo entrenar a tú dragón?, que fue llevada al cine de la mano de DreamWorks. Esta es su nueva serie que ha sido vendida ya para su traducción a más de 26 idiomas.

Roca Editorial
Serie Roca Juvenil
384 págs.

. . . . .





viernes, 22 de junio de 2018

Festín de muertos (3)





Festín de muertos
Antología de relatos mexicanos de zombis
(3)

Jesús Guerra

Si llegaron a esta entrada sin haber leído las anteriores, permítanme decirles que hay dos anteriores, la primera y segunda partes de esta reseña de Festín de muertos. Sigo, pues, con mis comentarios...

El cuento número nueve se llama «Los días con Mona», y es de Joserra Ortiz (escritor nacido en San Luis Potosí, en 1981). Es un relato intimista en medio del caos del apocalipsis zombi en una gran ciudad mexicana. Calles vacías, edificios solitarios, casas muertas. Todo está en ruinas. Los personajes son el narrador —un joven en sus veintes, supongo— y una chica llamada Mona, y ambos se encuentran en alguna parte de su huida permanente. El joven nos cuenta de aquellos días, hace mucho tiempo, en que compartió su huida —de una casa a otra, de un escondite a otro— con esa joven bellísima, a la que nunca pudo conquistar, porque ella creía que el amor y el sexo arruinan las relaciones de las personas, y como no podían saber cuánto tiempo estarían juntos, viviendo como nómadas de las ruinas, ella prefería no arriesgarse. En esos días conversaban de todo. Luego ella se obsesionó con la idea de entender el significado de lo que sucedía, que los muertos se hubieran levantado y atacaran a los vivos, y con eso, cambió también la relación entre ambos.

El relato está bien escrito, es ágil, atractivo, interesante y tiene un final abierto que, como todos los finales abiertos, molestan a unos, desconciertan a otros, y les encantan a los demás.

El décimo relato lleva el título «Los Zetas», y es de Bernardo Fernández, conocido como Bef (escritor e historietista nacido en la Ciudad de México, en 1972). Es un cuento brevísimo, bueno y ambiguo, en formato de cómic. Cada página es un recuadro. Ocho recuadros, ocho páginas. Creo que está bien contado y los dibujos son interesantes. Pero no puedo contarles nada más. 

El cuento número once tiene el título «El puente», y fue escrito por Gabriela Damián Miravete (quien nació en la Ciudad de México, en 1979). Su relato es sugerente, envolvente y alucinante, está bastante bien contado y tiene elementos siniestros bien administrados.

Una mujer (no sabemos su edad, pero es joven) está en su departamento, sola, viendo la televisión cuando se va la luz. Por los ruidos que hacen los vecinos ella se da cuenta que no es un apagón sólo del edificio, debe de ser en un sector amplio. Escucha a los vecinos pero ella está cansada, apática. Se acuesta a esperar a que regrese la luz, y recuerda los sueños que ha estado teniendo en los últimos días. Ha soñado con su tía, la querida tía, ya fallecida. Y en los sueños, aunque ella sabe que su tía está muerta, no le tiene miedo pues la ve como era en su juventud. Pero en el sueño un río separaba a la mujer que sueña y a su tía. Y se pusieron a construir un puente con objetos que la soñadora encontraba en el bosque. Objetos relacionados con su niñez y con la juventud de su tía. Y el puente se iba formando, poco a poco... Este sueño tiene repercusiones terribles en la realidad de la mujer que está acostada, en la oscuridad, intentando no quedarse dormida... Un relato espléndido, con una atmósfera muy bien lograda.




El cuento número doce tiene el título «Como cada vez», y fue escrito por Karen Chacek (nacida en la Ciudad de México, en 1972). En un tiempo futuro indeterminado, en el que conviven los humanos y los zombis, el amor en realidad ya no existe. Sólo los viejos hablan de amor cuando rememoran su juventud. La narradora y protagonista de este relato es una zombi, o eso parece, que no ha perdido la esperanza, absurda, de llegar a enamorarse. Lo que existe en ese momento son unas relaciones carnales perturbadoramente extrañas... Confuso en un inicio, es uno de esos cuentos que nos van dando las claves poco a poco, y los lectores vamos entendiendo las cosas a medida que avanzamos en la lectura. Es un texto muy eficaz que nos habla de un mundo verdaderamente aterrador... quizá el mundo que ha comenzado a perfilarse ya en nuestro horizonte.

El cuento número trece se llama «Sala de recuperación», y es de Antonio Ramos Revilla (quien nació en Monterrey, en 1977). Prentice es un «recuperado», un hombre que fue zombi por un breve período —el cuerpo de los zombis que lo han sido por mucho tiempo se pudre a tal grado que no pueden ser «curados»—, y fue salvado por los humanos, quienes no sólo han encontrado la vacuna contra la infección, sino que, con tratamientos físicos y psicológicos, curan el cuerpo y, se supone, la mente de los zombis recuperables. El objetivo final de este tratamiento es la reinserción de los curados, su regreso a la sociedad. El tratamiento psicológico es, más o menos, como el de un adicto a quien hay que quitarle sus tendencias, en este caso: la urgencia por desgarrar cuerpos, por matar, por comer humanos vivos. Este relato nos cuenta una sesión del tratamiento de Prentice. Y los lectores, la verdad, no nos sentimos tan confiados como los médicos, del éxito del tratamiento... Un estupendo y muy inquietante relato.

El cuento número catorce lleva por título: «Angelito», y su autor es Arturo Vallejo (quien nació en la Ciudad de México, en 1973). Es un cuento muy breve y muy inteligente, de un agudo humor negro, en el que se nos relata la historia de una mujer rebelde, la cual, nunca, desde niña, hizo lo que le ordenaban la madre, sus novios, la sociedad. Es tan breve que no puedo contarles nada más, sólo puedo recomendárselos muchísimo. Hay que tener en cuenta las implicaciones sociológicas de esta brillante narración.

El relato número quince se llama «La primera en la frente», y es de Ricardo Guzmán Wolffer (quien nació en la Ciudad de México, en 1966). Este relato es otra parodia, pero de un tono y un estilo muy diferentes a «Los salvajes», de Alberto Chimal (la otra parodia de este volumen). También, su universo cultural es otro: aquí los géneros mezclados son zombis y lucha libre, en el ring más grande de este país: el Zócalo de la Ciudad de México. Dos luchadores que representan al pueblo —Sepu y el Milanesas— se dirigen al Zócalo a pelear en una confrontación pública, pero secreta, en un tipo de lucha «muy» libre, sin límite de tiempo y a muerte, contra un par de zombis asquerosamente feos. Desde la invitación a la lucha hasta el premio se encuentran en clave chilanga... Divertido, sin duda, pero —como ya apunté en el caso de la otra parodia, según mi muy personal opinión— se encuentra fuera de lugar en este libro, por el tono, no por el tema. Independientemente de eso, que finalmente es un asunto de gusto personal, su lectura es sumamente recomendable.

. . . . . . . . . . . . . . .

Festín de muertos. Antología de relatos mexicanos de zombis. Raquel Castro y Rafael Villegas (antologadores). Editorial Océano, colección El Lado Oscuro. También se consigue en edición de bolsillo, en la serie Océano Express. 180 págs.



jueves, 14 de junio de 2018

Festín de muertos (2)





Festín de muertos
Antología de relatos mexicanos de zombis
(2)

Jesús Guerra

En la entrada anterior de este blog comencé a comentarles este libro, Festín de muertos. Antología de relatos mexicanos de zombis, que me parece muy recomendable, tanto para jóvenes como para los amantes del género del terror en todas sus variantes. Dije que haría un comentario de cada uno de los 18 cuentos incluidos en el libro, así que sigo a partir de donde me quedé:

El segundo cuento se llama «El sótano de una casa en una calle apenas transitada», de Édgar Adrián Mora (nacido en Tlatlauquitepec, en 1976). Es un relato muy efectivo ubicado en un momento posterior a la infección zombi, cuando ya incluso se ha encontrado la manera de detenerla, y de calmar a los zombis, volviéndolos inofensivos, aunque no se ha encontrado la manera de curarlos, puesto que, de hecho, están muertos. Se nos cuenta que hubo una época anterior en la que los zombis pasaron de ser cazadores a víctimas de los humanos que los exterminaban, porque los humanos no entendían (o quizá no querían entender) que los infectados ya no eran violentos. Los pocos zombis que quedaron pasaron a ser tolerados, y de hecho el gobierno lanzó una campaña para que la gente que así lo deseara, pudiera adoptar un zombi. (La verdad es que esta idea es una maravilla.) Y el tío Roberto fue una de las personas que adoptó uno, y cuando el tío murió, lo heredó Sofía. Ella misma no sabía muy bien por qué lo había aceptado, y había días en que deseaba que al bajar al sótano en el que lo tenía encadenado, lo encontrara muerto... hasta que comprendió que nunca moriría... Así que los destinos de ambos estarían unidos por mucho tiempo... Y ya no les cuento más. Este relato me parece estupendo. Muy bien ubicado entre la ciencia-ficción, el terror y el humor negro.

El tercer cuento lleva por título «El deber de los vivos», y es de Jorge Luis Almaral (nacido en Culiacán, en 1985). Se trata de un relato muy corto pero eficaz, en tono de humor negro, aunque, como todo lo humorístico, en el fondo es muy serio, y en este caso hace una pregunta importante que cada lector tendrá que responderse.

Nos cuenta de un chavo de prepa que camina con rapidez para llegar a la escuela. Se le pasó el autobús porque se quedó dormido, y eso debido a que se quedó viendo películas de zombis hasta la madrugada. Casi llegando a la escuela escucha un golpe en la reja metálica de un edificio y voltea a ver qué pasa, y ve a una mujer, en bata, con el rostro magullado, con moretones y heridas en los brazos y piernas, que se lanza contra la reja, como si no pudiera verla, o como si no entendiera que hay que abrirla primero. El chavo se impresiona, piensa que la mujer debe estar enferma o drogada. Se acerca a la puerta enrejada para verla mejor. Y se pregunta si será un zombi. El chavo sabe que es una tontería siquiera pensarlo, pero el asunto es que la mujer parece un zombi, y actúa como un zombi... ¿Cómo saber si lo es?... ¿Qué haríamos (¿qué harías tú?) si nos encontramos ante una situación tan extraña que pareciera que se están fundiendo el mundo de la fantasía y el de la realidad? Muy interesante y bien contado.

El cuarto relato se llama «Show Business», y es de Omar Delgado (autor nacido en la Ciudad de México, en 1975). Un equipo de filmación norteamericano llega a una isla de Asia en donde se encuentran todos los zombis de una epidemia que finalmente quedó contenida. Es la isla de los zombis. Durante una época, los millonarios iban a esa isla a dispararle a los zombis. Uno de esos millonarios excéntricos que deseaba destrozar muertos vivientes mientras escuchaba música clásica a todo volumen, descubrió que una pieza en particular, el concierto de Brandemburgo número 4 de Bach, paralizaba a los zombis, o más bien los dejaba como hipnotizados. Esa información la leyó el director de cine, megalómano y pretencioso, que está a la cabeza de ese equipo de filmación que acaba de llegar. Lo que quiere es filmar la escena final de su película ahí, una película de guerra sobre la Segunda Guerra Mundial, y quiere utilizar a los zombis como «extras», para darle mayor realismo a la carnicería... Ya no puedo contares más, pero a mí este relato me ha parecido muy divertido e ingenioso, y les aseguro que vale la pena leerlo. Como todas las buenas obras sobre zombis, el mensaje subyacente es que la verdadera plaga en este planeta la constituimos los seres humanos.




El cuento número cinco de esta antología lleva por nombre «Día de muertos», y es de José Luis Zárate (escritor nacido en Puebla en 1966). Este es uno de los cuentos que más me han sorprendido de este libro. Y es que es uno de los que sí se apropian verdaderamente del género de los zombis y lo vuelven un género mexicano: el resultado, entonces, es una obra que no pudo haberse escrito en ninguna otra parte del mundo. Lamentablemente no puedo contarles nada de él porque se los echaría a perder a ustedes, sus futuros lectores. Pero se los recomiendo de manera especial. Es imaginativo, original, aterrador a su manera, y emotivo. La verdad, es un cuento memorable.

El sexto relato es «Los primeros atardeceres del incendio», escrito por César Silva Márquez (narrador nacido en Ciudad Juárez en 1974). Similar al caso del cuento anterior, éste es también uno de los relatos que cumple muy bien con los principios planteados para esta antología, es uno de los relatos que se han apropiado del género de los zombis y lo han adaptado a México bastante bien, a pesar de que desde la perspectiva de las circunstancias narradas, es más bien un cuento clásico de este género, lo cual es también bastante bueno. El narrador es un periodista de Ciudad Juárez, y lo que nos cuenta es cómo empezó la infección zombi en dicha ciudad; cómo él y algunos de sus compañeros de trabajo se enfrentaron por primera vez a los muertos vivientes, qué era lo que la gente decía, las especulaciones que hacían, los rumores que escuchó, y cómo a partir de un momento dado, la invasión zombi se dio con una enorme rapidez. Sin duda, un cuento interesantísimo.

El séptimo relato es «Sobrevivir», y su autora es Cecilia Eudave (escritora nacida en Guadalajara, en el año 1968). Esta es una de las narraciones breves del libro. Está contado o «pensado», digamos, por un zombi. No sólo es un zombi sino, probablemente, el último zombi sobre la Tierra, un planeta en el que ya tampoco hay humanos ni animales. De este cuento me gusta la idea central, que me parece muy interesante y terrible, pero no termina de convencerme la manera en que está narrado, simplemente porque se supone que los zombis no piensan, y al volverlo un ser nostálgico y melancólico, que piensa casi de manera poética, el relato destruye la idea de lo que es un zombi. La pena por el zombi nos tiene que dar a los lectores, no al zombi. Por lo menos, claro, pensando desde una perspectiva de literatura de terror. Aun así, creo que vale mucho la pena leer este relato pues tiene otros aciertos.

El octavo cuento se llama «Los salvajes», y su autor es Alberto Chimal (quien nació en Toluca en 1970). Este relato es una parodia. Muy divertida e ingeniosa, en donde se mezclan narcos, escritores y zombis. El texto en sí es bastante bueno, sumamente disfrutable, pero me parece fuera de lugar. Es, evidentemente, una cuestión de gusto personal. Si el libro fuera una antología humorística, estaría perfecto, pero en un libro que pretende «adueñarse» del género de los zombis, la parodia parece más bien representar la incapacidad para adueñarse del género. La fórmula es: si no puedes escribir en un género determinado, búrlate de él, ¿no? En realidad, ése es el caso de muchas parodias, pero no siempre es el motivo para escribirlas, y además me parece claro que éste no es el caso pues Chimal es un gran conocedor de los géneros literarios y es un escritor talentoso. Prefiero no mencionar de qué trata esta parodia, aunque ya mencioné a algunos de los personajes, para no arruinarles su propia lectura. De que vale la pena leer este relato, no hay duda, y de que se van a sorprender y a reír, tampoco.

. . . . . . . . . . . . . . .

Festín de muertos. Antología de relatos mexicanos de zombis. Raquel Castro y Rafael Villegas (antologadores). Editorial Océano, colección El Lado Oscuro. También se consigue en edición de bolsillo, en la serie Océano Express. 180 págs.