jueves, 17 de enero de 2019

Volar, de Yolanda Reyes






Volar
de Yolanda Reyes

Jesús Guerra

En un vuelo desde un país vecino de Colombia con destino a Bogotá, coinciden, en asientos vecinos, una señora (en el asiento 8A) y un niño de 10 años, llamado Juan Diego (en el asiento 8B). El niño viaja solo y ha sido encargado al personal de la aerolínea. La azafata, a su vez, le pide a la señora del 8A que, en lo posible, cuide al niño, y de ser necesario lo ayude a ponerse la mascarilla de oxígeno.

A la señora, que lleva un iPad y tiene un trabajo de escritura pendiente (además de la esperanza, hasta el último minuto, de que el asiento de al lado fuera vacío), no le hace mucha gracia el encargo, pero acepta. Teme, eso sí, que el niño vaya a ser una molestia durante el vuelo y no la deje escribir. Ella ha sido invitada a dar una conferencia en Bogotá y tiene que terminar su texto.

A su vez, a Juan Diego tampoco le hace ninguna gracia esa señora con cara de enojada que está a su lado, y menos que a ella le haya tocado el asiento de la ventanilla.

Ella tiene sus preocupaciones. Le da miedo volver. Es la primera vez que regresa a su país luego de su liberación, pues estuvo secuestrada. Juan Diego tiene sus preocupaciones propias. Va de regreso a su ciudad en donde vive con su mamá, y viene de pasar dos meses de vacaciones en casa de su papá y de su nueva esposa, la cual está embarazada y va a tener una niña. Lo cual significa que Juan Diego va a tener una hermanita, algo enigmático para el niño. Juan Diego espera que su papá le haya comunicado ya por teléfono a su mamá que Cris, su nueva esposa, va a tener una bebé. El niño no quiere cargar con el secreto y sabe que la noticia le va a doler a su mamá. Además, a él le cae bien Cris y se lleva bien con ella... Pero esas son cosas que prefiere no tener que decirle a su mamá.

En un momento del vuelo pasan por una zona de turbulencia. Tanto Juan Diego como la señora de al lado se agarran fuerte a sus descansabrazos. Ambos tienen miedo. Es inevitable en momentos así. Pero cada uno, por su lado, se da a la tarea de platicarle cosas a su vecino de asiento para tranquilizarlo, fingiendo sentir menos miedo del que en realidad sienten. Es así como comienzan realmente una conversación el niño y la señora.

Hablan de aviones, claro; de viajes... pero también de la familia, de los padres y de los hermanos, del amor, del divorcio, de perros, de animales de peluche, de la comida de dan en los aviones, de secretos. Ella le ayuda al niño a subir y bajar cosas de la mochila que va en el compartimiento superior. El niño le explica algunas cosas sobre aviones —su pasión— a la señora.

Al final del viaje tanto la señora como el niño se han dado cuenta de que tienen más cosas en común, con esa persona a la que en un principio vieron con desconfianza y molestia, de las que podían haberse imaginado, y se establece una complicidad, una amistad, un lazo de unión, por efímero que sea.

La verdad es que tienen que leer este interesantísimo relato, que es también emotivo y sumamente entretenido. Los puntos de vista de la señora y del niño están muy bien planteados, y tanto los diálogos como los pensamientos de los personajes son muy ilustrativos y divertidos.

Yolanda Reyes, la autora, es una escritora colombiana, directora de Espantapájaros, un proyecto de formación de lectores desde la infancia. Entre sus obras destacan El terror de Sexto «B» (premio Fundalectura 1994 y seleccionado White Ravens); Los años terribles, con la que obtuvo una beca del Ministerio de Cultura; Los agujeros negros (elegida para la colección Los Derechos de los Niños); y Una cama para tres (seleccionada también para White Ravens). Entre sus obras para adultos destacan Pasajera en tránsito (elegida por la revista Arcadia entre los mejores diez libros de 2007) y Qué raro que me llame Federico.  

. . . . . . . . . . . . . . .

Volar. Yolanda Reyes. Ilustraciones de José Rosero. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. 56 págs.



sábado, 5 de enero de 2019

Emilio y el viaje sin tesoro, de Carmen Leñero






Emilio y el viaje sin tesoro
de Carmen Leñero

Jesús Guerra

Emilio y el viaje sin tesoro es una novela corta para niños y jóvenes, más o menos de los 11 años en adelante, escrita por la mexicana Carmen Leñero, a quien le debemos libros como ¡Es una traviesa esa raya! y Lucas afuera, Lucas adentro.

El personaje central es un chavo de 11 años llamado Emilio Uribe Carrasco, que está en quinto de primaria. Tiene una vida común y corriente. Tiene amigos, aunque dos son sus mejores amigos, Emma y Carlos. Sus papás, como todos los papás del mundo, a veces se pelean y aunque Emilio se da cuenta, ellos tratan de ocutlárselo, lo cual también es normal. Va a la escuela y es un muy buen alumno, y casi siempre saca buenas calificaciones; es bastante inteligente pero, sobre todo, es muy curioso, así que utiliza los libros de su papá y la computadora de la casa para buscar información de las cosas que le interesan. Y cuando ve la tele no sólo ve caricaturas, sino también documentales, porque realmente le interesa aprender, así que para él las clases son bastante sencillas.

Pero además de inteligente y curioso, Emilio tiene una imaginación muy grande. Y no le gusta dormirse temprano, pero debe hacerlo porque sus papás lo mandan a la cama para que en las mañanas se pueda levantar sin problemas para ir a la escuela. Además, como a casi todos los niños, no le gusta la oscuridad, pero tiene la ventaja de que a través de las persianas de su recámara se filtra la luz de las tiendas que están frente a su casa.

Cuando lo mandan a dormir, Emilio tiene un pequeño ritual en el cual, con herramientas imaginarias, construye una especie de fortaleza alrededor de su cama, para sentirse a salvo y dormir tranquilo. Hasta que una noche su imaginación le muestra que, por las sombras que se proyectan en su cuarto, en lugar de una fortaleza podría construir un barco, uno de los antiguos que conoce por sus clases de historia, algo así como una carabela o un barco pirata.

A partir de esta noche en que Emilio construye un barco imaginario, el argumento de esta novela discurre en dos subtramas paralelas: la vida diurna de Emilio, con sus amigos, la escuela y sus papás, y las aventuras soñadas por Emilio, que se desarrollan en su barco. Por supueso, de día Emilio recuerda sus aventuras marítimas, y a veces hasta realiza investigaciones que le serán útiles en sus aventuras soñadas, pero algunas veces, de manera misteriosa, tiene aventuras misteriosas en su barco cuya explicación descubre después, de día, mientras estudia o ve algún documental en la tele.

Otras veces, sus aventuras están influidas por acontecimientos de la vida diurna de Emilio, como la tragedia ocurrida en su escuela, cuando Marcos, un compañero de la escuela, muere en una clase de gimnasia por golpearse la cabeza. En las noches que siguieron a la muerte de Marcos, éste apareció, como fantasma, en el barco de Emilio, y le pidió de favor que lo llevara en su nave a la Orilla Blanca. Un lugar, según algunos marineros, al que es sencillo llegar pero del que es difícil salir. Emilio entiende que es algo así como la tierra de los muertos y considera que es su deber llevar hasta allá al fantasma de Marcos, y eso lo enfrenta a su contramaestre, quien insiste en que deberían, mejor, de ir en busca de un tesoro.

Esta novela también nos cuenta algunas cosas interesantes de otras personas que están o estuvieron en la vida de Emilio, como su fallecido abuelo, al que le decían Pipo, que era un hombre muy simpático, de risa franca, a quien le gustaba mucho el lenguaje. Sus aventuras nocturnas en el mar son un secreto de Emilio, pero se imagina que si se las platicara a su abuelo, éste no se burlaría de él ni dejaría de hacerle caso. Lo imagina diciéndole algo como «¡Oye, qué interesante!»

Esta historia también nos habla de la madre de Emilio, una mujer muy ocupada pues tiene un trabajo importante, pero es una mujer que siempre está pendiente de su hijo, aunque Emilio no siempre se da cuenta. Y el padre de Emilio, aunque como casi todos los adultos, es una persona que ya no tiene tiempo para la imaginación y la fantasía, secretamente se acuerda de uno de sus libros preferidos cuado era niño: «La isla del tesoro».

Emilio y el viaje sin tesoro es una novela breve, sumamente interesante, llena de significado, desbordante de imaginación y muy, muy bien escrita. Su autora, Carmen Leñero, nació en la Ciudad de México, estudió teatro y es doctora en Letras; y ha ganado diversos premios con sus libros infantiles.

Si quieren saber cuáles son las aventuras marítimas de Emilio y cómo se salva de los peligros que enfrenta, no tienen más que conseguir y leer esta interesantísima novela corta.

. . . . . . . . . . . . . . .

Emilio y el viaje sin tesoro. Carmen Leñero. Ilustraciones de Xan López Domínguez. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los grandes lectores. México. 1a. ed. 2009; 6a. reimpresión 2016. 132 págs.

. . . . . . . . . . . . . . .

Te puede interesar:






sábado, 29 de diciembre de 2018

Recomendaciones para jóvenes de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis



Recomendaciones para jóvenes
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




La lectora
Traci Chee

Un imponente debut literario crece en el seno de un mundo donde las letras no existen, un evento literario para amantes de títulos como Corazón de tinta y Sombra y hueso.
Sefia es una superviviente. Luego de que su padre fuera brutalmente asesinado, huyó junto a su tía Nin, quien le ha enseñado a sobrevivir en la precariedad del bosque. Allí aprendió a recolectar y cazar, a seguir un rastro y hurtar. Pero cuando su tía es secuestrada, ninguna de estas habilidades la ayudan a descubrir cómo rescatarla. La única pista que Sefia tiene sobre estos dos terribles acontecimientos —la muerte del padre, la desaparición de la tía— es un extraño objeto rectangular. Un libro. Con la ayuda de la magia contenida en este artilugio, y la presencia de un forastero con sus propios secretos que ocultar, Sefia deberá emprender el viaje de búsqueda y rescate para hallar a su tía, al tiempo que sigue el rastro que la llevará a la verdad detrás del asesinato de su padre.

Múltiples arcos narrativos en un universo plagado de intrépidos piratas y despiadados matones: La lectora es una historia brillante, de la mano de una nueva promesa de la literatura.

Traci Chee escribe ficción especulativa enfocada a lectores jóvenes. Estudió literatura y escritura creativa en la Universidad de California, en Santa Cruz, y obtuvo una maestría por la Universidad Estatal de San Francisco. Geek de hueso colorado, fanática de los libros de arte, la poesía, la decoración de huevos y las artesanías en papel, es también una pianista respetable y seguidora empedernida de juegos de rol. Vive en California con su fiel guardián canino. La lectora es su pase de entrada a la literatura juvenil.

Océano Gran Travesía
Colección Mar de Tinta y Oro
492 págs.

. . . . .




La oradora
Traci Chee

«Aún más llena de magia e intriga que su volumen predecesor, ésta es una continuación apasionante que dejará a los lectores deseando más.»
—Kirkus Reviews

Sefia y Archer han logrado escapar de las garras de la Guardia, y se ocultan en el bosque para curar sus heridas y planear su siguiente movimiento. Asediado por recuerdos dolorosos, Archer lucha por superar el trauma de su pasado con los inscriptores, cuya crueldad le atormenta cada vez que cierra los ojos. Pero cuando Sefia y Archer se encuentran con un grupo de inscriptores en el desierto, Archer halla finalmente la manera de combatir sus pesadillas: dando caza a esos desalmados y liberando a los muchachos que mantienen en cautiverio.

Con la ayuda de Sefia, Archer viaja a través del reino de Deliene rescatando a estos chicos mientras ella continúa investigando el misterioso Libro y los secretos que contiene. A medida que Sefia comienza a desentrañar los hilos que conectan el destino de Archer con la traición de sus padres al poder establecido, ella y Archer deben hallar una manera de subvertir los planes de la Guardia antes de que queden atrapados en una guerra que enfrentará reino contra reino, dejando su futuro y la seguridad del mundo entero pendiendo de un hilo.

Océano Gran Travesía
Colección Mar de Tinta y Oro
552 págs.

. . . . .




La caza
M.A. Bennett

Una exclusiva invitación de los Medievales, el grupo más poderoso de la elitista escuela STAGS, para un fin de semana de «caza, tiro y pesca» parece una gran oportunidad para que la recién llegada Greer descubra un mundo de lujo y excesos. Además, según los rumores, al invitado que más impresione a los Medievales se le concederá el privilegio de convertirse en uno de ellos, pero Greer no debe olvidar que... hay depredadores al acecho y están buscando sangre.

RBA
Colección Ficción YA
368 págs.

. . . . .





jueves, 27 de diciembre de 2018

Recomendaciones para niños de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis


Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Perdidos sin wifi
(Serie Jurásico Total 1)
Francesc Gascó y Sara Cano Fernández 

Ven a formar parte de «Jurásico Total», la nueva serie de ciencia ficción y aventuras, y prepárate para embarcarte en un viaje alucinante a la era de los dinosaurios.

Un grupo de amigos ha encontrado un portal que les permite viajar a un lugar en el que no se extinguieron los dinosaurios. Juntos tendrán que hacer frente a un montón de peligros, conocerán de cerca los secretos de los dinosaurios y vivirán grandes aventuras.

Leo, Carla, Dani, Elena y Lucas creían que se iban a pasar la tarde castigados en un laboratorio lleno de fósiles. Pero les esperaba la aventura más loca de sus vidas: un viaje a un lugar... ¡donde los dinosaurios siguen vivos!

Ahora tienen que averiguar cómo volver a su mundo. Y rescatar a alguien perdido en esa tierra misteriosa. ¡Pero unos dientes mágicos les han dado unos poderes alucinantes! Aunque, antes de nada, todo equipo necesita un nombre. JURÁSICO TOTAL. Suena bien, ¿verdad?  

Alfaguara
Alfaguara Infantil y Juvenil
(A partir de los 8 años.)
240 págs.

. . . . .




Dinos contra robots
(Serie Jurásico Total 2)
Sara Cano Fernández y Francesc Gascó

No te pierdas la segunda entrega de «Jurásico Total», la nueva serie de ciencia ficción y aventuras, y prepárate para embarcarte en un viaje alucinante a la era de los dinosaurios.

Lucas, Carla, Dani, Leo y Elena han viajado a un lugar donde los dinosaurios siguen vivos. Y juntos han vivido una aventura increíble. Pero la tía de Lucas sigue desaparecida. Y existe un nuevo portal a Pangea.
Esta vez, el equipo Jurásico Total cuenta con el apoyo de un grupo de científicos y robots alucinantes... Aunque no todos están de su lado. ¿Qué misterios descubrirán en esta aventura? 

Alfaguara
Alfaguara Infantil y Juvenil
(A partir de los 8 años.)
240 págs.

. . . . .




Emmie es invisible
Terri Libenson

Una maravillosa historia sobre el poder de la amistad. Una novela gráfica que te robará el corazón.

Emmie es creativa, alegre pero extremadamente tímida. Katie es muy popular, algo atolondrada y llena de energía. Emmie y Katie son muy diferentes pero, cuando una notita secreta cae en las manos equivocadas, verán cómo sus vidas se unen y cambian para siempre.

Todos los enamoramientos, humillaciones, aburrimientos y pequeños grandes dramas que sufrimos a los doce años, están concentrados en un solo y sorprendente día en esta extraordinaria novela gráfica sobre la amistad, la autoestima, la empatía y el compañerismo.

Porque todos nos hemos sentido invisibles alguna vez...

«Una emotiva novela gráfica sobre el poder de la superación con fuertes dosis de humor. Emmie es cualquiera que se haya sentido invisible alguna vez; una fascinante caja de sorpresas.»
—Ana Punset, autora de El club de las Zapatillas Rojas

. . . . .








miércoles, 28 de noviembre de 2018

El tejón de la barca y otras historias (02), de Janni Howker


Edición en inglés



El tejón de la barca y otras historias
de Janni Howker

(Segunda de dos partes)

Jesús Guerra


 En la entrada anterior les comenté uno de los tres cuentos que componen el libro para adolescentes El tejón de la barca y otras historias. Comenté precisamente el que le da título al volumen. En esta ocasión comento el segundo relato, que al igual que el anterior, está muy bien narrado y es interesantísimo. El primero es sobre la relación entre una adolescente y una anciana que vive en una barca. Este segundo relato, llamado «Reicker», que es el apellido de un anciano, es sobre la extraña relación, lejana pero emotiva y muy significativa, entre un adolescente y ese anciano.

Martin y Sean son dos amigos adolescentes que asisten a la misma escuela, aunque en grados diferentes porque Martin es un año mayor. Viven en el campo, entre varios pueblos pequeños de Inglaterra. Martin es hijo de un granjero que tiene una propiedad muy grande, y Sean es hijo de un maestro de escuela y de una enfermera. Los dos jóvenes pasean por el campo, van a nadar, juegan junto a un riachuelo, pero también se aburren. Martin es más activo, se aburre con mucha facilidad, dice que le gustaría vivir en una ciudad grande para que pasen cosas, a diferencia del lugar en donde viven.

En una de las fincas de los alrededores trabaja un anciano alemán, conocido por su apellido, Reicker, o el viejo Reicker, o incluso como el nazi Reicker. Y es que Reicker, cuando era muy joven, fue aviador del ejército nazi alemán, y fue de los que bombardeó Inglaterra, luego cayó prisionero, y después de la guerra fue liberado, pero por algún motivo que sólo el anciano sabe, no regresó a su país y se quedó a vivir ahí, aunque muchos de los granjeros de la región no lo quieren.

Cuando Martin y Sean se lo llegan a encontrar en sus paseos por el campo, le hacen saludos nazis, le gritan tonterías, y en general se burlan del anciano. Sean lo hace sobre todo por seguir a Martin, pero en realidad el anciano le llama la atención y le da un poco de lástima. Martin en cambio, lo insulta con placer.

Una tarde, el papá de Martin alcanza a los jóvenes mientras pasean y les dice que se suban a la camioneta porque algo ha sucedido y tienen que regresar a la casa. Un rato después, cuando Sean le llama a su mamá para decirle en dónde está y que está bien, ella le cuenta lo que ha sucedido. Un hombre de uno de los pueblos vecinos asesinó esa tarde a su esposa, secuestró a una niña pequeña, hija de un vecino, y huyó, y todo parece indicar que está por los alrededores. La mamá de Sean le dice que se quede ahí hasta que llegue su papá por él pues es peligroso que anden solos, él y Martin, debido a esa situación.

Y el papá de Martin les dice que la policía local le pidió utilizar su granja como base de operaciones por la ubicación que tiene, para la búsqueda del asesino y de la niña secuestrada. Así, comienzan a llegar patrullas, policías armados, perros para rastrear al criminal... Martin, aunque es el mayor de los dos amigos, es el más infantil y está emocionado por la situación, como si estuviera viviendo una película. Sean, por su parte, aunque todo aquello le resulta interesante, entiende muy bien que todo eso no es un juego, que hay peligros reales, y piensa, ya como un joven mayor, en lo extraño que es el que una persona que ahora es buscada por asesinato y secuestro, sea una persona que ha vivido en un pueblo vecino y sea conocido por todos. Incluso Martin y Sean conocen de vista al presunto asesino.




Como ya es de noche y la policía no conoce bien el terreno, Martin se ofrece a servir de guía a uno de los grupos de policías, ya que su padre guiará al otro grupo en la búsqueda. Y su papá está de acuerdo, aunque la mamá de Martin no quiere que su hijo vaya al campo en esas circunstancias. El papá de Martin dice que su hijo ya no es un niño y que conoce a la perfección su propiedad y los alrededores de la misma. Además, la vida de una pequeña está en juego. Y como Martin va, Sean lo sigue...

Evidentemente ya no les puedo contar nada más de este relato, que a mí me ha parecido estupendo, interesantísimo, emocionante y emotivo, y muy, muy bien narrado. Los personajes son realistas, interesantes y vivos, y la narración nos muestra, entre muchas otras cosas, la distancia que empieza a crecer entre los dos jóvenes amigos pues ellos comienzan a ser más diferentes entre sí, y cómo se va dando el proceso de maduración de Sean. La verdad es que esta lectura es un verdadero placer.

El tercer cuento de este libro se llama «El granjero». Es un relato que tiene el mismo extraordinario nivel de calidad, y que está tan bien contado como los dos anteriores, además, mantiene ese tono sutil con respecto a la conexión que se establece entre un adolescente y un anciano, aunque en este caso es una relación más alejada y extraña que las dos anteriores. En los tres casos, en todo caso, se trata de un lazo de comprensión, de una poderosa empatía.

Jane y Bridget son amigas; van y vienen juntas a la escuela. Algunas veces toman un atajo por un camino llamado el Camino de Atrás, mismo que no está atrás de nada. Ahí sólo se encuentra la vieja y descuidada casa de un granjero del que, según Bridget, se sabe que está loco, y que asesinó a su esposa. Además —chismes de niños— se dice que ahoga gatos...

Una tarde que pasan por ahí, Bridget reta a Jane a que vaya hasta la puerta de esa vieja casa y toque a la puerta. Jane toca y luego ambas se esconden entre las plantas, pero en un sitio que les permite ver la puerta. El hombre sale y pregunta: «¿Eres tú, Nellen?» Jane le pregunta a su amiga quién es Nellen, y ella le responde que la esposa asesinada.

Por esos días el papá de Jane está haciendo un cuadro para su esposa que cumplirá años pronto. El cuadro lo realiza con recortes de plumas de ave, y le faltan plumas color café y algunas otras, así que le pide a su hija que al salir de la escuela vaya a buscar plumas. Esa tarde, entonces, Jane y Bridget van al campo en busca de plumas, y evidentemente llegan a los alrededores de la granja del anciano loco. No parece estar ahí así que deciden meterse a la propiedad pues el granjero tiene gallinas y algunos patos. Jane encuentra y guarda muchas plumas, mientras Bridget descubre que la puerta de atrás de la casa está abierta. Y, claro, casi sin darse cuenta, entran a la casa... Lo que ahí encuentran, y lo que sucede después tiene efectos muy diferentes en las dos amigas. Ya no puedo contarles nada más, pero sí puedo decirles que se trata de un relato espléndido e interesantísimo que no se pueden perder.

. . . . . . . . . . . . . . .

El tejón de la barca y otras historias. Janni Howker. Traducción de Juan Elías Tovar Cross. Ilustraciones de Tania Janco. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los grandes lectores. 160 págs.




miércoles, 21 de noviembre de 2018

El tejón de la barca y otras historias (01), de Janni Howker






El tejón de la barca y otras historias
de Janni Howker

(Primera de dos partes)

Jesús Guerra

Hoy quiero recomendarles un libro para adolescentes, más o menos de los 12 años en adelante, llamado El tejón de la barca y otras historias, de la escritora inglesa Janni Howker. El libro está compuesto por tres cuentos. El primero es el que le da el título al volumen: «El tejón de la barca», el segundo se llama «Reicker», y el tercero «El granjero».

Como es lógico, comienzo platicándoles un poco del primero: Helen Fisher es una joven de unos 12 años, que se ha pasado el día entregando unas cajas con frutas de regalo de parte de su escuela a varios ancianos pensionados. Se trata de una tradición campestre, y los regalos son por el festival de la cosecha. La última anciana que le toca visitar es la señorita Brady, quien vive en una barca atracada en el canal del pueblo. Esto ya de entrada es extraño para Helen, que alguien viva en una barca, pero más que se trate de una anciana. Cuando llega, desde afuera de la barca sólo ve un brazo y la mano de la mujer aventándole migajas de pan a un cisne que nada en el canal, un cisne al que llama Cisco. Helen aborda la barca y toca la puerta. Cuando le abren, le explica a la mujer a lo que ha ido y la señorita Brady la deja pasar.

Helen ve que la mujer tiene una pierna vendada, la cual reposa sobre un rollo de cuerda. La anciana no es como las otras personas a las que Helen visitó ese día. Los seis ancianos anteriores que visitó esa tarde aunque se la pasaron hablando de sus achaques, se portaron muy bien con ella, le ofrecieron una taza de té y le mostraron fotos de sus nietos. Pero la señorita Brady evidentemente es diferente: le pide a Helen —más como una orden que como un favor— que ponga a calentar el agua y le prepare un té. Mientras lo hace, Helen ve un par de cojines despedazados en el piso de una de las dos recámaras de la barca, y en el piso de lo que parece la sala, es decir la entrada de la vivienda, también en el piso, están dos platos, uno con leche y otro, asqueroso, con hígado crudo y lombrices vivas.

No le cae muy bien la anciana, y siente que a la anciana ella tampoco le ha caído bien. Sin embargo, cuando ya Helen se va, sólo por cortesía le pregunta a la señorita Brady si se le ofrece algo para después. No espera que la anciana acepte su ofrecimiento, y lo que le pide para el día siguiente es media cubeta de lombrices.

Helen regresa a su casa, aunque la verdad no tiene ganas de estar ahí. Su mamá y su papá, aunque son muy buenas personas, ahora se la pasan muy callados, y Helen odia ese silencio que se ha apoderado de su casa y de su familia. Lo que sucede es que sus papás están de luto, tristísimos, porque Peter, el hermano mayor de Helen, un muchacho que iba a la preparatoria, se mató en un accidente de moto. Y aunque ya ha pasado un tiempo sus papás no han podido superar su muerte. Claro que es un suceso trágico, pero la tristeza de sus padres es tan fuerte que ahora Helen siente que no le hacen caso a ella.

Cuando al día siguiente va Helen a llevarle las lombrices a la señorita Brady, se entera para qué las quiere. Resulta que la mujer salvó de ahogarse en el canal a un cachorro de tejón algunos meses antes, un tejón al que le puso de nombre «Tacho el Temible», y esas lombrices son parte de los alimentos del animal. Pero desgraciadamente la señorita Brady tendrá que ingresar al hospital en unos días más, y como el tejón ya ha crecido, ella le pidió a una persona que fuera por Tacho para que lo lleve a una reserva natural. Helen se ofrece a cuidarlo, pero la señorita Brady le responde que eso no es posible, que los tejones no son mascotas y que pueden ser animales muy peligrosos.

A Helen le encanta el tejón, y le pide de favor a la señorita Brady que le permita llevar a sus papás a la barca, esa misma noche, para que puedan ver al tejón. La anciana le dice que sí. Así que esa noche los papás de Helen van con ella hasta la barca del canal a ver al tejón, que los deja sorprendidos (entre otras cosas, porque nunca habían visto uno), y además a los papás de Helen les cae de maravilla la señorta Brady, por su lenguaje, su humor y su vitalidad, a pesar de que parece estar enojada todo el tiempo. Y cuando la anciana ingresa al hospital, los papás de Helen le dan permiso para que vaya a visitarla. Así nace una amistad poco común, quizá no a pesar de, sino gracias a su diferencia de edades, una relación interesantísima de amistad y complicidad que tiene repercusiones más allá de ellas mismas. Está claro que los jóvenes tienen mucho que aprender de las personas mayores y que, al mismo tiempo, los jóvenes pueden aportarles mucho a los adultos y en especial a los ancianos.

No les he contado todo, por supuesto. Si quieren saber cómo se desarrolla esta amistad entre Helen y la señorita Brady, tienen que leer este cuento delicioso, así como los otros dos relatos que conforman este libro, y que estoy seguro les van a gustar muchísimo y además les van a enseñar algunas cosas importantes.

La autora, Janni Howker, es una escritora británica, que ha recibido varios premios por sus novelas y cuentos para niños y jóvenes. Ha trabajado también en la adaptación de algunas de sus obras para el cine y la televisión. En el Fondo de Cultura Económica, en donde está publicado este libro, hay otros dos libros de ella: Isaac Campion y El jardín de las figuras.

. . . . . . . . . . . . . . .

El tejón de la barca y otras historias. Janni Howker. Traducción de Juan Elías Tovar Cross. Ilustraciones de Tania Janco. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los grandes lectores. 160 págs.



miércoles, 31 de octubre de 2018

Recomendaciones para niños de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis


Recomendaciones para niños
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis




Danny y el campeón del mundo
Roald Dahl

Por Roald Dahl, el gran autor de la literatura infantil y de clásicos como Matilda y Charlie y la fábrica de chocolate.

Más de 200 millones de libros vendidos en el mundo.

Ilustrado por Quentin Blake.

Danny se siente orgulloso de su padre. Está convencido de que es el mejor del mundo, hasta que una noche descubre su gran secreto. A pesar de todo, Danny está decidido a ayudar a su padre hasta las últimas consecuencias y a mantener la hermosa relación y complicidad que les une.

Alfaguara
(Colección Alfaguara Clásicos)
240 págs.

. . . . .




La casa en el árbol de 13 pisos
Andy Griffiths

Andy y Terry viven en una casa en el árbol. ¡La casa en el árbol más alucinante del mundo! Tiene 13 plantas, una pista de bolos, una piscina transparente, un laboratorio subterráneo secreto y una máquina dispensadora de chuches que los sigue a todas partes y les dispara nubes a la boca siempre que tiene hambre. Juntos han escrito una serie de historias muy disparatadas porque ¡cualquier cosa puede ocurrir en una casa en el árbol de 13 pisos!

Molino
Colección Ficción Kids
256 págs.

. . . . .




Winnie patrulla
Korky Paul y Laura Owen

Cuando Winnie está al mando, ¿qué puede salir mal? Una divertida carrera de disfraces, muebles mal portados, una doctora de incógnito y la supervisora mágica de las paletas. ¡Prepárate para cuatro locas aventuras de Winnie y Wilbur!

Korky Paul nació en Harare, Zimbabue en 1951. Su nombre real es Hamish Vigne Christie Paul. Estudió en la Escuela de Arte de Durban, en Natal, Sudáfrica y luego pasó tres años trabajando para una agencia de publicidad en Ciudad del Cabo. En 1976 «huyó a Europa» y consiguió un trabajo ilustrando y diseñando libros educativos en Grecia. Se mudó a Los Ángeles donde estudió cine de animación en el Cal Arts de California. Actualmente es una figura muy reconocida en el mundo de la literatura infantil.

Laura Owen es escritora y recientemente fue invitada a colaborar en los libros de la Bruja Winnie por Valerie Thomas, quien es la coautora original de la serie. Su trabajo ha sido hurgar en la vida de la simpática bruja para traer hasta nosotros detalles poco conocidos de este personaje y de su fiel compañero, el gato Wilbur.

Océano Travesía
Colección El Mundo de Winnie
96 págs.

. . . . .