miércoles, 24 de junio de 2015

Buscalacranes, de Francisco Hinojosa






[Literatura Infanrtil]

Buscalacranes
de Francisco Hinojosa

Jesús Guerra

No lo puedo afirmar con números y datos porque no los tengo, pero estoy convencido de que Francisco Hinojosa es el autor mexicano de libros para niños más leído en nuestro país. Y evidentemente no sólo les gusta a los niños, sino a los jóvenes, a los papás de los niños (por lo menos aquellos que se preocupan por leer con sus hijos, o leerles los libros a sus hijos), les gusta también a los bibliotecarios y bibliotecarias, a los vendedores de libros, a los cuentacuentos, a los profesores y profesoras, y a quienes comentamos libros, porque los libros de Hinojosa, no sólo los que son para niños, sino también los que son para jóvenes y para adultos, están escritos de una manera muy inteligente, muy juguetona y muy divertida.

Aquí en el blog Tan-Tan he comentado y recomendado otros libros infantiles de Hinojosa, como Amadísde anís... Amadís de codorniz, Aníbal y Melquiades, La fórmuladel doctor Funes, A golpe de calcetín, La peor señora del mundo, y Léperas contra mocosos, y comenté también, no hace mucho, la primera novela de este autor para jóvenes, llamada Con los ojos abiertos.

El libro que les recomiendo se llama Buscalacranes, y como de costumbre con las obras de Francisco Hinojosa, es divertidísimo. Buscalacranes se publicó por primera vez en el año 2000, pero como los libros de Hinojosa son buscados continuamente, se les sigue reeditando y se puede conseguir con facilidad.

Los tres personajes principales son tan buenos amigos que así les dicen en conjunto, «Los Tres», y son: Sancho, de 11 años; Juliana, de 10, y Leidi, que apenas va a cumplir los 9. Son compañeros de escuela y comparten un pasatiempo: buscar y coleccionar insectos. Por supuesto, tienen un compañero que los detesta y que ellos a su vez detestan, llamado Elías Pistrécalo, el cual se la pasa también cazando insectos y animales más grandes pero él los mata, porque es de esos niños así como rabiosos que quieren destruir todo lo que encuentran. Más adelante en la historia, cuando conocemos a los papás de Elías Pistrécalo, entendemos por qué Elías es así.

Un día los tres amigos se encuentran un anuncio de una persona que solicita «buscalacranes profesionales». Y aunque ellos normalmente no buscaban alacranes deciden presentarse a pesar de que no cumplen con todos los requisitos. Quien puso el anuncio es un señor que se presenta como el doctor en Alacranología Vítar Östengruff, y les explica, luego de que ellos lo convencen de que son los mejores cazabichos del lugar, que necesita con urgencia 74 alacranes para fabricar una dosis de medicina para su esposa, que está enferma de bampacrisis, una enfermedad muy grave que hace que las personas con esta dolencia comiencen a hacerse pequeñas, realmente pequeñas, hasta que un día desaparecen con un sonido de «¡bamp!» Les dice el doctor: «Yo he visto con mis propios ojos a personas con bampacrisis que llegan a tener el tamaño de una hormiga. Y luego, al día siguiente, ¡bamp!, se esfuman».

Después de dos semanas, los tres amigos logran, a duras penas, conseguir los 74 alacranes, cuando ya la esposa del científico vivía en una casa de muñecas, a pocas horas de su ¡bamp! final. Por supuesto, el doctor la cura, pero tiene que irse con rapidez pues por ser el alacranólogo más importante del mundo, y el descubridor de la extraña enfermedad y de su cura, se la pasa viajando de una parte a otra del mundo salvando a enfermos de bampacrisis. Y en uno de esos viajes, el propio doctor se enferma de lo mismo... Sin embargo, ya no les platico el resto de la historia, para que la descubran por ustedes mismos. Lo único que puedo hacer es recomendarles que lean este libro sensacional.

Pongan mucha atención al lenguaje del libro. Está escrito de una manera muy divertida. Por ejemplo, los nombres de los personajes, o los nombres de los países adonde va el doctor, como Papanguarícuaro o Pipiney. La esposa del doctor, por poner otro ejemplo, al hablar se la pasa lanzando exclamaciones extrañas y muy simpáticas, como las siguientes: «¡Puré de hormigas!», o «¡frijoles con abejorros!», o «¡pudín de renacuajos!», o «¡jarabe de cochinillas!», y así como estas exclamaciones, dice muchas más. Las mejores no las digo para que ustedes las descubran al leer este cuento estupendo.

Hay que señalar que las ilustraciones del libro son del dibujante y caricaturista mexicano Rafael Barajas, mejor conocido como el Fisgón, y que son maravillosas. Los lectores de Hinojosa deben de identificar los dibujos del Fisgón, porque él ha ilustrado también otros de los libros de este autor, entre ellos «La peor señora del mundo».

. . . . . . . . . .

Buscalacranes. Francisco Hinojosa. Ilustraciones de Rafael Barajas, el Fisgón. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del Viento. Clasificación: Para los que leen bien. 96 págs.

Te puede interesar leer los comentarios de otros libros de Francisco Hinojosa:





3 comentarios:

  1. ¡Muy buena tu descripción del libro! Estoy.pensando en regalar este libro a mi sobrino...pero me queda la duda ¿Será también para los de 4 años de edad?

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encantó tu descripción del libro! Solo me queda la duda ¿ Será también para niños de 4 años de edad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Myrna. La verdad creo que este libro es para niños un poco más grandes.

      Eliminar