miércoles, 7 de junio de 2017

La marca indeleble, de Alicia Molina




La marca indeleble
de Alicia Molina

Jesús Guerra

Hoy les comento un libro breve de la autora mexicana Alicia Molina. De ella ya les recomendé en este mismo espacio, dos libros infantiles buenísimos: El agujero negro y No me lo vas acreer. El que les recomiendo hoy se llama La marca indeleble. A diferencia de los otros libros de esta autora, que son muy de nuestros días, éste tiene algunas características más clásicas de cuento de hadas, pero esto no quiere decir que no sea un cuento moderno. Ya lo verán cuando lo lean.

En un reino, supongo que lejano, la princesita Inés desaparece un día. Los guardias del exterior del castillo aseguran haber visto a un dragón que la llevaba entre sus garras. Ni el Rey ni la Reina están en esos momentos en el reino, pues salieron a cumplir con deberes relacionados con la paz. Las dos abuelas de Inés están preocupadísimas pero la verdad es que no saben qué hacer. Así que el hermano de Inés, llamado Esteban, y su primo, llamado Rulo, quienes, aunque estudian para paje y para escudero, respectivamente, siguen siendo en realidad unos niños, sienten que deben tomar el asunto en sus manos, y sin tener un plan muy definido, salen en busca de la cueva del dragón para rescatar a Inés...

Pero antes de salir, leen todo lo que pueden sobre este dragón en un gran libro de la biblioteca del castillo. Y así, aprenden que sólo hay tres maneras (muy difíciles las tres) de matar a este dragón: una es mantener cerradas sus fauces con mucha fuerza para que cuando el dragón, enojado, intente lanzar fuego, se queme por dentro. Otra es lograr que, de alguna manera, el dragón se clave a sí mismo el tercer cuerno, el que tiene en la frente y que es muy venenoso. Y la tercera es atravesarle el corazón con una espada. El problema de esta tercera opción es que cada dragón tiene el corazón en una parte diferente de su vientre, así que ¿cómo saber en dónde lo tiene este dragón en particular?

En el camino, Esteban y Rulo se dan cuenta que los sigue un colibrí —uno de esos pajaritos pequeñísimos, que pesan apenas cuatro gramos, comen néctar de las flores y mueven sus alas rapidísimo, unas 70 veces por segundo—, y este colibrí se da a entender por los niños y les dice que él quiere mucho a Inés y que desea colaborar con ellos para salvar a la princesita. Obviamente un amigo y colaborador nunca está de más, aunque sólo pese cuatro gramos.

En el camino, ven pasar volando al dragón, y los niños se suben a un árbol para ver a dónde se dirige. Así es como se dan cuenta de cuál es la cueva a la que deben ir ellos también. Cuando llegan a las cercanías de la cueva, comienzan a idear sus planes para matar al dragón y lograr salvar a la hermana de Esteban y prima de Rulo, y en estos planes el colibrí —a pesar de su pequeñísimo tamaño, y para sorpresa de todos, incluidos los lectores— tiene una participación muy activa.

Por supuesto, ya no les puedo contar qué más sucede en esta historia. Para saber cuáles son los planes de Esteban y Rulo, cómo los llevan a cabo, cuál es la participación del colibrí y cuáles son los resultados, van a tener que conseguir este librito estupendo y leerlo. Es un libro breve, de apenas 54 páginas, clasificado «Para los que empiezan a leer», ilustrado con unos dibujos sensacionales de Carlos Vélez.

La autora, Alicia Molina, quien nació en la ciudad de México en diciembre de 1945, tiene varios libros infantiles. Algunos de ellos han sido publicados por el Fondo de Cultura Económica en su colección A la Orilla del Viento. A lo mejor ya hasta han leído ustedes alguno de estos cuentos, como El zurcidor del tiempo, La noche de los trasgos, El cristal con que se mira, además de los que ya les recomendé aquí hace tiempo: No me lo vas a creer, y El agujero negro.

Tiene, también, otros libros infantiles y juveniles, además de varios libros relacionados con la educación, como Del aula y sus muros, Todos significa todos y Tache al tache.

. . . . .

La marca indeleble. Alicia Molina. Fondo de Cultura Económica, colección A la Orilla del tiempo. 54 págs.



No hay comentarios:

Publicar un comentario